Buena Vida

Postura corporal y sequedad vaginal

¿Existe una relación en ello? Entérate cómo evitar el problema

Soy Carmin
Por Soy Carmin
  • Postura corporal    (Foto: Elnorte.news.com)

    Postura corporal (Foto: Elnorte.news.com)

Evitar la sequedad vaginal es posible, si seguimos los consejos de Mireia Grossmann i Camps, osteópata y especialista en suelo pélvico y reeducación abdomino pelviana: 

- Tener una buena postura corporal, el buen estado, no sólo de la vagina, sino de todo el suelo pélvico depende en parte de la postura corporal, comenzando por la posición de la cabeza, que tiene relación directa con el suelo pélvico. Una mala postura puede generar un exceso de presión, dificultando la circulación de fluidos. 

- Trabajar la movilidad. El suelo pélvico cambia totalmente con un buen trabajo corporal global. Un diafragma relajado es la clave de un suelo pélvico sano. Por otro lado, un buen tono de la faja abdominal es tan importante como un buen tono perineal. Movilidad, respiración, elongación, hipopresión son algunas de las claves del trabajo corporal. La movilidad es vital para evitar la atrofia vaginal. 

Sana alimentación    (Foto: Resuelto.com)

 

- Alimentación, hidratación y hábitos saludables. Un tejido se mantiene en buen estado gracias a una alimentación variada y equilibrada. Aunque es obvio, hay que recordar que el cuerpo se construye con lo que comemos. Es especialmente importante la bebida, hay que beber aproximadamente 1,5 litros de agua al día para mantener los tejidos hidratados.  

- Vida sexual activa. La vagina es una estructura del cuerpo que parece caer en desuso con la llegada de la menopausia, siendo la atrofia vaginal causa y efecto al mismo tiempo. En este sentido, las relaciones sexuales mantienen activos los músculos vaginales gracias a las contracciones involuntarias de los orgasmos. 

Pareja teniendo relaciones    (Foto: Salud180.com)

 

Cómo recuperar el suelo pélvico: ejercicios de Kegel 

El Dr. Carlos Balmori, Urólogo y Especialista en Medicina Sexual explica que el suelo pélvico conforma uno de los grupos musculares más importantes del cuerpo, proporcionando y dando soporte a órganos vitales como el útero, el intestino y la vejiga. Ayuda a controlar sus funciones, por tanto, necesita ejercitarse regularmente, ya que puede debilitarse como resultado de los cambios hormonales durante la menopausia. 

En este sentido uno de los ejercicios más efectivos son los que propone el Dr. Kegel, que consiste en una serie de contracciones y relajaciones vaginales que fortalecen el músculo pubococcígeo y el grupo de músculos del suelo pélvico. Estos músculos favorecen una buena salud sexual y controlan la continencia de la vejiga en todas las etapas de la vida. De hecho, según asegura el experto, varias investigaciones (Cammu et al., 2000) demuestran que los ejercicios de Kegel corrigen hasta un 66% de los problemas pélvicos sin que exista necesidad de tratamiento médico adicional.  

Suelo pélvico   (Foto: Static.imujer.com)

 

Un suelo pélvico débil está relacionado con diversas disfunciones sexuales, incluidas la sequedad vaginal, la pérdida del deseo, la disminución en la frecuencia de los orgasmos, así como una limitada satisfacción sexual. 

Desafortunadamente, tal como comenta Balmori, muchas mujeres realizan rutinas ineficaces de ejercicios de Kegel. En este sentido puede ser útil usar accesorios específicamente que permiten localizar y ejercitar correctamente los músculos, mientras añaden una mayor resistencia para un entrenamiento más efectivo.

En este sentido existen nuevos aparatos que facilitan la vida de las mujeres, KegelSmart™ , que se presentará en el ll Fòrum Dona i Menopausa, es un aparato inteligente que reconoce la fuerza pélvica individual y ajusta automáticamente el nivel a cada persona dando la posibilidad de modular la intensidad según se van consiguiendo resultados. Gracias a los ejercicios personalizados se consigue fortalecer el suelo pélvico, recuperar tonicidad y aumentar las sensaciones durante las relaciones íntimas.  

Bolas chinas contra la sequedad vaginal

Bolas chinas     (Foto: Pelvimax.com)

 

Por su parte, Adelin Aranega, fundadora de Kitsch explica que las bolas chinas también pueden contribuir a mejorar la sequedad vaginal. Las bolas de geisha, más conocidas como bolas chinas, son dos bolitas unidas por un cordel en cuyo interior llevan otra bola más pequeña. Con el movimiento, las bolas interiores golpean las exteriores provocando un estímulo en la vagina y ejercitando de forma natural e involuntaria la musculatura del suelo pélvico al mismo tiempo que lo fortalece. Su uso contribuye a mantener la lubricación vaginal durante la menopausia.

¿Cómo se usan las bolas chinas? Se introducen en la vagina dejando fuera el cordel para poder sacarlas, de manera similar a un tampón. No es necesario contraer la musculatura para sostenerlas, simplemente hay que dejarlas puestas mientras se está en movimiento ya sea caminando, corriendo, bailando…

El tiempo de uso es variable. Sin embargo, es recomendable comenzar poniéndolas no más de 10 minutos, e ir incrementando el tiempo poco a poco conforme aumente la sensación de comodidad durante su uso.  El tiempo máximo también es variable de una mujer a otra, pero en cualquier caso no sería recomendable llevarlas más de 45 minutos.

Con información de Mujerhoy.com

 

¿Tienes una buena salud sexual?

 

También te puede interesar:

Factores que favorecen las infecciones vaginales
3 descuidos sexuales que dañan tu vagina

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios