Buena Vida

¿Perder peso gracias a un microbio intestinal?

Una bacteria se vincula con unos niveles más bajos de azúcar en sangre, insulina y grasa.

Nidya Marquez
Por Nidya Marquez
  • ¿Perder peso por una bacteria? Sería perfecto.

    ¿Perder peso por una bacteria? Sería perfecto.

New York Times.- Es posible que entre los millones de bacterias que viven en los intestinos, al menos un microbio pueda cambiar la forma en que el cuerpo procesa los alimentos y afectar al peso, sugiere un pequeño estudio francés.

El microbio, Akkermansia muciniphila, conforma del 3 al 5 por ciento de las bacterias intestinales. La cepa se vincula con una dieta rica en fibra. También se asocia con unos niveles más bajos de azúcar en sangre, insulina y grasas, lo que ayuda a proteger de la obesidad, la diabetes y la enfermedad cardiaca. La A. muciniphila también ayuda con una distribución más saludable de la grasa corporal, dijeron los investigadores.

 "Esta bacteria es un objetivo potencial para nuevas terapias en el campo de la enfermedad metabólica"

Dijo la investigadora líder, la Dra. Karine Clement, directora del Instituto de Cardiometabolismo y Nutrición del Hospital Pitie-Salpetriere, en París.

"Pero primero hay que identificar las moléculas que produce esta bacteria para explicar esta mejora"

Dijo.

Esta bacteria produce una variedad de sustancias que podrían servir como fuentes de energía para otras bacterias del cuerpo, señaló Clement.

Es posible que la A. muciniphila contribuya a la expansión de otras bacterias beneficiosas, además de tener un efecto beneficioso propio, dijo.

Para el estudio, el equipo de Clement observó la cantidad de este microbio y otras bacterias que vivían en los intestinos de 49 personas obesas o con sobrepeso. La mayoría de los participantes (41) eran mujeres. Los investigadores también observaron el azúcar en sangre, las grasas en la sangre y otros factores que influyen a la grasa corporal.

Los investigadores midieron esos factores antes y después de que los participantes comenzaran una dieta de seis semanas baja en calorías que incluía proteínas y fibra adicionales. Restringir las calorías altera a las bacterias intestinales, señalaron los investigadores.

Al inicio de la dieta, las personas con mucha A. muciniphila en los intestinos tenían un azúcar en sangre más bajo, y unos niveles más bajos de insulina, unas cinturas más estrechas y menos células de grasa bajo la piel que las que tenían unos niveles bajos de la bacteria, encontraron los investigadores.
 

Además, las personas con mucha A. muciniphila junto con otros tipos de bacterias en los intestinos tenían el azúcar y la grasa en sangre más bajas, y la mejor distribución de grasa corporal, según los investigadores.

Tras seis semanas de restricción calórica, los que comenzaron con el mayor nivel de A. muciniphila experimentaron la mayor mejora en el azúcar en sangre, los niveles de insulina y la distribución de la grasa corporal, en comparación con los que tenían unos niveles más bajos de la bacteria, encontró el estudio.

Los investigadores anotaron que midieron los niveles de la bacteria a partir de muestras de heces, y que no está claro si esos niveles son iguales en el intestino y en las heces. También dijeron que no está claro si los cambios en los niveles de la bacteria perdurarían después de la restricción calórica.

Samantha Heller, nutricionista clínica principal del Centro Médico Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York, dijo que las bacterias intestinales son esenciales para la vida.

"Nuestro tracto gastrointestinal contiene una variedad de más o menos mil especies de bacterias"

Dijo.

 Hay alrededor de un billón de microbios que

"alquilan nuestro espacio intestinal",

comentó Heller.

"Les ofrecemos una vivienda, y a cambio nos ayudan a recuperar los nutrientes de los alimentos, mejoran la digestión, mantienen la pared intestinal sana, combaten a los gérmenes y crean compuestos que combaten a la enfermedad",

explicó.

De hecho, las investigaciones están hallando que esos microbios desempeñan roles tan importantes en la salud y en la enfermedad de los humanos que la supervivencia misma de la especie humana podría depender de ellos, enfatizó Heller.


"Los investigadores están trabajando con vistas a determinar cuáles son los microbios y qué efectos tienen en el cuerpo, pero creen que un equilibrio de varios tipos de microbios buenos es importante",

dijo.

Se ha encontrado que una dieta más basada en las plantas, el ejercicio regular y el sueño ayudan a respaldar una comunidad intestinal próspera y diversa, señaló Heller.

En cuanto a la gestión del peso, la investigación en esa área es muy nueva, dijo.


"Pero hace 50 o 100 años la obesidad no era el problema que es ahora"

comentó Heller.

"Lo que sí sabemos es que consumir calorías en exceso, comer alimentos altamente procesados, comida basura y comida rápida, y ser sedentarios contribuyen muchísimo a la obesidad. Un solo microbio no puede deshacer un estilo de vida malsano"

 advirtió.


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios