Buena Vida

Palabras que una mujer inteligente evita en una conversación

El lenguaje también denota inteligencia

Norma Portillo
Por Norma Portillo
  • UN Women/Simon Luethi

    UN Women/Simon Luethi

Una de las maneras más fáciles e inmediatas para detectar la inteligencia de una persona es su capacidad de expresión, tanto oral como escrita.

Una mujer capaz de expresar su pensamiento de manera coherente, rica en sinónimos, palabras bien articuladas, y frases adecuadas, requiere de gran velocidad de pensamiento y dominio del lenguaje.

Sigue leyendo: Si haces estas 7 cosas eres inteligente emocional

Los mejores oradores, negociantes y maestros son aquellas personas que tienen facilidad y fluidez para expresarse.

Ellos llevan un proceso mental que decide en cuestión de milésimas de segundo cuales son las palabras que mejor se adaptan a la situación, así como el tono y énfasis adecuado según el objetivo del discurso.

 

El lenguaje común está lleno de palabras que se usan indiscriminadamente, perdiendo el significado real y reduciendo la fuerza de las declaraciones.

Aquí siete palabras que evitan las personas inteligentes cuando se encuentran en una conversación.
 

“Súper”. La palabra es pegajosa y cuando la utilizas para potencializar un sustantivo es difícil deshacerse de ella. Lo más adecuado en este caso es tratar de ser más descriptiva o simplemente evitar utilizarla en exceso.

Sigue leyendo: Ejercicios cerebrales para ser una mujer más inteligente e imponente ante el mundo

“Realmente”. Adverbio utilizado para enfatizar sobre la veracidad de lo que se está diciendo, no obstante resulta contradictorio, pues al marcar énfasis en una frase que ostenta la verdad, automáticamente las demás quedan descalificadas, dejando en duda todas las demás palabras.

“Siempre”. La enorme cantidad de tiempo denota una falacia. “Siempre tenemos problemas”. Para evitar caer en el uso repetitivo de “siempre”, es mejor describir en función de nociones de probabilidad, como son “ocasional, común, casualmente”, y utilizarlas con solvencia.

 

“Literalmente”. Adverbio que es preferible evitarlo en situaciones al límite en el que se describen exageraciones “esperé toda la noche, literal”, porque se percibe como exageración cuando los oyentes están conscientes de que no es un relato figurado.

“Cosa”. No hay nada que se salve de lo que arrasa la palabra “cosa”. En el lenguaje coloquial funciona como un comodín para expresar de igual forma objetos animados o inanimados, materiales o ideales, definidos o abstractos, además de hechos, ideas y motivos.

Es conveniente sustituir “cosa” todo el tiempo por una palabra que exprese de mejor forma al sujeto al que uno se refiere.

Sigue leyendo: 10 pasos para ser una mujer mentalmente fuerte

“Fui”. Pasado del verbo ir, usada para describir todo lo acontecido. Se asocia directamente con la acción de moverse, desplazarse de un sitio a otro, pero sustituye a un sinfín de verbos más específicos que pueden enriquecer un discurso cuando se sustituyen por “fui”.


 

Anglicismos. No es recomendable utilizar anglicismos sin sentido en un lugar donde todas las personas hablen español. Se toma un descanso y no un break, se va al gimnasio y no al gym. Pero cuando se trata de términos científicos que no tienen traducción en español, se debe utilizar la palabra en su idioma original.

También te puede interesar:


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios