Buena Vida

No se nace mujer, se llega a serlo

No somos mujeres por tener curvas, por caminar en tacones, lo somos por la entereza con la que enfrentamos la vida. 

Gisselle Acevedo
Por Gisselle Acevedo

“No se nace mujer: llega una a serlo”, Simone de Beauvoir

 

Detrás de estas 8 palabras dichas por esta celebre escritora e investigadora en su obra "El segundo sexo" se esconde la verdad que todas nos negamos a aceptar, que a muchas nos falta escuchar, que todas deberíamos comprender para llegar a ser lo que el día de nuestro nacimiento dijeron que éramos.

 

Simone de Beauvoir

 

Para ser mujer, una digna mujer hace falta profesar menos odio entre nosotras mismas y más lealtad al género. Para ser mujer hacen falta más gritos de libertad, más orgasmos no fingidos, más hijos educados como caballeros y no como machos, más "yo no merezco esto"  y menos "estoy bien no te preocupes". 

Es necesario que la gente nos deje de definir como mujeres por simples y gastadas características (coqueta, frívola, caprichosa, salvaje o sumisa, obediente, cariñosa, etc.) porque como bien dijo Beauvoir en su estudio, esto es solo un producto cultural que se ha construido socialmente.

 

 

Chicas, es hora de que aprendamos a ser mujeres, mujeres dignas, felices. Sabemos que esto es una gran batalla, el más duro de los combates, pero vamos a intentarlo. 

Vamos a morir hechas mujeres, mujeres que no juzgan a la de al lado, chicas que no quitan lo que la otra construyó por años, mujeres que estiran la mano para que otra se impulse y no al contrario. 

 

 

Vamos a morir siendo mujeres hechas y derechas, de esas que dejan una huella imborrable por donde pasan, que lo que quieren lo consiguen aunque cueste lágrimas de sangre, vamos a morir amándonos infinitamente, cuidandonos como manada, dando pasos firmes. 

¿Pero contra qué peleamos?

Contra nosotras mismas, sí, lo hacemos todas esas veces que ocultamos nuestros problemas con un "no pasa nada" o "todo está bien".

 

 

Peleamos por dejar de "ser mujeres" cada que tomamos la sobra de comida que nadie quiere contal de alimentar bien a los que queremos. 

Nos detenemos en el camino hacia la plenitud de ser mujer las ocasiones que soportamos un amor que nos lastima con palabras o golpes. 

Lo hacemos cada que aconsejamos a las nuevas generaciones de chicas a no tener amigas porque las mujeres "juntas ni difuntas". 

 

 

Peleamos por dejar de ser mujeres cuando nos acostumbramos a hacer un mar de sacrificios por los demás y dejamos relegados nuestros sueños de crecer, de ser. 

¡Basta no nacemos mujer, se llega a serlo!  Así que es hora de esforzarnos un poco más para llevar con dignidad ese título. 

Es hora de enseñar a las que vienen detrás de nosotras que somos únicas, que este mundo no giraría igual sin nuestra presencia, que somos vida, libertad, leantad... que somos ESPERANZA. 

Esto te puede interesar: 

 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios