Buena Vida

¿Necesitas cambiar tu físico para ser feliz?

"Siempre será mejor estar un poco menos elegante"

Martha Gastelum
Por Martha Gastelum
  • Amor propio. Foto: definicionabc.com

    Amor propio. Foto: definicionabc.com

A todas las mujeres nos gusta realizarnos cambios que nos lleven a vernos mejor como: pintarnos el pelo, un corte diferente, usar ropa que nos haga ver bonitas, acudir al gym, incluso hay quienes llegan a realizarse cirugías estéticas para alcanzar su ideal de belleza y poder elevar su autoestima: lamentablemente en esta búsqueda muchas mujeres se vuelven adictas a las cirugías y terminan por deformar tu cuerpo.

Ama tu cuerpo. Foto: entodatu.com

 

Como fue el caso de Marcela, una mujer que pasaba largas horas frente al espejo, encontrando defectos en su cuerpo, que no tenía, buscando una perfección que jamás habría de alcanzar y que además la volvió adicta al quirófano.

Vivió de forma obsesiva entre cirugía y procedimientos médicos corporales, en un principio se veía bien, pero no conforme con su cambio, comenzó a deformar y mutilar su cuerpo. Sus labios de carnosos, se volvieron grandes y abultados, tenía un ojo más grande que otro, su nariz era demasiado pequeña, debido a que le inyectaron sustancias desconocidas y que con el tiempo se hicieron incompatibles con su organismo, generándole infecciones que pusieron en riesgo su vida.

Amate tal como eres. Foto: desmotivaciones.es

 

¿Crées que vale la pena evadir la realidad con cirugías que pueden dañar tu cuerpo y exponer tu vida?

Una mujer adicta a las cirugías, no buscan cuidar su salud, sino que enfocan su esfuerzo, tiempo y dinero para lucir bien, que es lo que realmente les interesa. Por lo general este tipo de mujeres tienen una gran falta de autoestima y de amor propio, piensan que las personas solo valoran el físico y creen que con retoques tendrán el mundo a sus pies, gozarán de compañía y serán admirados.

Si tu eres de las que buscas verte y sentirte bien y estás pensando en una cirugía, tienes que apreder a ser realista y darte cuenta del daño que le podrías ocasionar a tu físico, a tu salud, a tu economía y exponer tu vida, por que finalmente el someterte a una intervención quirúrgica siempre llevará un gran riesgo.

Amor propio. Foto: fitnessfoodandfashionblog.com

 

Es muy importante, nunca compararte con otras mujeres, que tienen un estándar de belleza muy diferente al tuyo y que para alcanzarla no es necesario ser víctima del quirófano. 

Aprende a quererte y amarte tal y como eres, después de todo, lo que más debe importarte es el gran amor que tu te sientas a ti misma, existen otras alternativas para lucir bien, buscalas y llevalas a cabo.

¿Tienes cirugías estéticas?
 

Sigue leyendo:


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios