Buena Vida

Los hombres también aman

Cuando debes repetirle a una mujer la frase: Tú vales más que eso

Soy Carmin
Por Soy Carmin

He llegado a la simple y sencilla conclusión que las mujeres se encargan de sabotear su propia vida amorosa. Espero no sonar tan egocéntrico pero sé que soy un hombre que vale la pena, sin embargo, a mis 34 años sigo sin novia o prospecto para eso, ¡ah pero eso sí! tengo muchísimas amigas.

Al parecer estoy destinado a vivir en la maravillosa ‘friendzone’

No me siento para nada triste o preocupado, de hecho no hay cosa que me moleste más cómo el que mis amigos me inviten a algún bar o fiesta y vayan acompañados; los miro a todos con sus parejas y me dan hasta lástima, ¡agh, que pesadez! ¿no podemos salir sólo nosotros? 

Viéndolo bien, tal vez lo mejor es quedarme soltero, no tener que batallar con una mujer todo el resto de mi vida, salir con quien yo quiera, cuando se me antoje y hacer de mi vida lo que se me de la gana. Son mis amigos los que están arruinando su vida. Jaja.

Mejor sólo que mal acompañado

 

La conclusión a la que llegué al principio de este escrito llegó a mi cuando tenía 20 años, me había enamorado perdidamente de mi mejor amiga de la universidad, era preciosa, divertida, cariñosa y muy juguetona; siempre me decía que me quería, me tomaba de la mano, me abrazaba pero al parecer en la lógica femenina eso es algo normal, por que abrió los ojos y la boca sorprendida cuando me le declaré.

Éramos los mejores amigos, nos teníamos una confianza inagotable y nos encantaba estar juntos pero al parecer yo equivoqué las señales. Una semana después ella inició una extraña relación con un sujeto brusco, poco cariñoso y al que todo el mundo parecía tenerle miedo. Eran como agua y aceite.

Cómo duele todavía ese primer amor

 

En serio mujeres, ¿qué tienen en la cabeza? ¿Un día se despiertan y deciden arruinarse la vida? Obviamente me dolió verla con otro, el tipo era un animal y ella estaba tan tontamente cegada, por eso terminé la amistad y dejamos de hablarnos, pero eso no la detuvo para buscarme y pedirme consejos “como amigo” para su nueva relación, ¿de verdad?

Después de esa decepción mi vida “amorosa” por llamarla de alguna manera ha ido a mejor, sin preocupaciones, sin responsabilidades, sin compromisos pero también sin amor. 

Hoy a mis 34 años soy libre y estoy solo.

 

Date una vuelta por nuestro Facebook y Twitter ;) 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios