Buena Vida

Lo quieres y no es el amor de tu vida

Estás segura de querer compartir todo aún sabiendo que no será para siempre

Soy Carmin
Por Soy Carmin
  • Estás con él, pero no es el amor de tu vida.

    Estás con él, pero no es el amor de tu vida.

Dicen que no todos los amores son verdaderos.

Seguramente te ha pasado más de alguna vez, te has encontrado con personas que parecen estar ahí por una razón. Como si toda su vida se hubieran preparado solo para tí, para ese momento en que se encuentran. 

Creo que toda persona que se ha enamorado al menos una vez en su vida también ha pasado por este tipo de experiencia: eso de encontrarse y quedarse con alguien que parece no ser para nosotros.

Tal vez te parece extraño. Pero así sucede. La gente se queda al lado de alguien que, en su cabeza, su interior, no tiene nada que ver con lo que buscaba y tarde o temprano se convencen de que puede quedarse a su lado por un tiempo, y que esa situación sólo será una parada en nuestro largo camino.

Pero el sólo hecho de pensar esta idea, ya suena conflictiva. 

Tal vez eres de las personas que les gusta vivir el momento y sacarle el mayor provecho posible a todas las situaciones que se nos presentan. Lo importante aquí es ser muy honestas con nosotras mismas, porque sino, estaremos exponiéndonos a sufrir tremendamente.

A veces creemos que estamos siendo honestas cuando nos decimos que no importa, que realmente no tenemos ninguna razón para dejarlos ir, que no hay ningún lugar mejor para nosotras que quedarnos a su lado. 

En la actualidad, el futuro es algo que sigue pareciendo distante. Por eso tomas la decisión de irte más adelante o de dejarlo pero aún no y no quieres acostumbrarte a él.

Es como de esos amores de veranos a los que desde el comienzo les pones una fecha de término. 

Y vas por ahí, probando y conociendo personas. Te mueves con precaución, sabiendo que no puedes mostrarte tal y como eres, sabiendo que cualquier movimiento inesperado podría ser peligroso. Tienes miedo de involucrarte de más, tienes miedo de comenzar a sentir cosas que no deberías sentir, tienes miedo de terminar sufriendo sólo por haber tomado una decisión tan egoísta. 

Puede que pasen semanas, meses e incluso años antes que logres tomar la decisión que deberías haber tomado hace tanto.

Has comenzado a quererlo y se ha transformado en una persona importante para ti, pero aún así sabes que nunca lograrás amarlo con él a ti.

Querer a alguien aún sabiendo que no será para siempre, aún sabiendo que no es realmente la persona con la que te quedarás para siempre es desgastante. Así que si estás en una situación similar o ya lo ves venir, debes saber que hay límites. 

Preguntáte si ¿no le estás quitando la posibilidad a esta persona de estar con alguien que realmente los ame como se merecen?. 

Constantemente contemplas a esta persona, lo miras y lo vuelves a mirar, esperando finalmente convencerte, ver que sus virtudes son muchas más que sus defectos, comprender que las personas son mucho más que blanco y negro.

En el fondo sabes que es demasiado tarde, que comenzaste con una perspectiva que nunca debiese ser usada en una relación.

Cuando finalmente logras decirle adiós te das cuenta que te sientes triste, incluso más triste de lo que pensabas.  

En este momento ya no existe ninguna respuesta que pueda cambiar el curso de los eventos, pero si de algo sirvió eso, fue para aprender que la persona correcta y el momento indicado no existen realmente.

Así que valora tu relación, si sabes que no es el amor de tu vida, déjalo ir para que encuentre su felicidad.

 

¿Has estado en una relación similar?

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios