Buena Vida

Lo que no debes prestar por nada del mundo

No importa que sea tu hermana o tu mamá, no le prestes nada de esto.

Dora Isy Sotelo
Por Dora Isy Sotelo
  • Las brochas es algo que no debes prestar.

    Las brochas es algo que no debes prestar.

Seguro te ha pasado que tu hermana, tu prima, tu mamá o tus amigas te han pedido prestado algún labial o una brocha de maquillaje. No hay problema si se los prestas, pero ¡ojo!, debes tener mucho cuidado y limpiarlos, porque de no hacerlo corres el riesgo de contraer alguna infección.

No quiere decir que quien te lo pide es una persona enferma o poco limpia, lo que sucede es que hay miles de bacterias en cada persona, y pudiera darse el caso de que una de ellas te afectara.

Si no deseas quedar como una egoísta, explícale las razones. Si te quiere lo comprenderá y te lo agradecerá, porque también de esta manera la estarás cuidando a ella.

Esto es lo que no debes prestar.

Rimel
A través de ellos pueden ingresar muchas bacterias que los infectan. Uno de los casos más típicos es la conjuntivitis pero hay patologías más graves.

Las pestañas actúan de barrera para que estos microorganismos no puedan ingresar. De este modo, si compartes la máscara, te estarás exponiendo a varias enfermedades.

Brochas o esponjas.
Cuando más de una persona utiliza la misma brocha o esponja para maquillarse la cara o cuello se traspasan todas las cosas malas de una piel a la otra. De esta manera te arriesgas a padecer granos, espinillas, irritaciones, infecciones, alergias, etc.

Cepillo de dientes.
Aunque no lo creas, hay personas que suelen tener esta costumbre de prestar su cepillo de dientes, el cual no es un buen hábito.


En la boca hay mucha cantidad de bacterias que se acumulan después de comer y porque estamos en contacto con todo tipo de cosas (las uñas, un bolígrafo, un papel…) todo va a parar a los labios y luego pasa a la lengua, encías, etc.

Cremas.
¿Has imaginado la cantidad de bacterias que hay en las cremas debido a que introduces los dedos en la crema para tomar un poco y luego aplicarla en  rostro? Si ya son peligrosas tus propios microorganismos, imagina lo que ocurre con los de los demás.
No manipules este tipo de productos sin antes lavarte bien las manos. Que sea tu exigencia para compartirlos.

Delineador.
Una de las complicaciones más graves de esta negligencia de tu parte es la keratitis, de las infecciones oculares más graves. Sólo tienes “permitido” compartir el de aerosol. Las demás presentaciones son personales.

Corta uñas.
Cuando cortamos las uñas introducimos el elemento cortante bien profundo. Allí se esconden no solo las bacterias, sino también la suciedad que luego es “arrastrada” a los demás dedos (propios o ajenos). Evita compartir corta uñas o alicates para no contagiarte hongos o infecciones.
 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios