Buena Vida

Lo que aprendí después de dos años de estar soltera

Y necesito que sepas

Soy Carmin
Por Soy Carmin
  • Shutterstock

    Shutterstock

Cuando te fuiste me sumí en la más terrible de las depresiones, perdí la escuela y a mis amigas, te soñé durante un año, olvidé todo, perdí apetito. Todos mis amigos y familiares estaban preocupados por mí. Me desentendí de mi físico y subí los kilos que tanto trabajo bajé. Me sentí sola, en medio de un abismo y te culpé de todo lo que estaba pasando, pues después de un año todavía me dolía tu ausencia. Aprendí a acostumbrarme , empecé a fingir que me divertía y decir a los demás que era más feliz que nunca.

Pero como todo cambia por su propio peso, la mentira se hizo más grande y hasta que pesó demasiado, el llanto me inundó, y la tristeza me invadió. En ese momento empecé a liberar mi alma de ti, de tu recuerdo, esa noche dormí muy bien, no amanecí con los ojos hichados por llorar en la noche, y por alguna razón tuve ganas de esmerarme frente al espejo.

Después e dos años empecé a salir con amigas, me dieron ganas de planear una fiesta y mandé invitación a todas aquellas personas que sabía me acompañarían. Ese día fue crucial para mí, limpié mi habitación, en una bolsa negra metí todas aquellas cosas tuyas que nunca te devolví junto con aquellos vestidos te gustaba usara.

Fuí al salón de belleza, me corté el cabello y me pusieron un nuevo tinte. De ahí pasé al centro comercial, me compré un vestido nuevo, zapatillas y un bolso. A partir de ese momento quería ser otra, el cambio de look, interesarme por mi persona y dejar que las cosas fluyeran.

Ese día lo recuerdo como mi segundo nacimiento. Dejé de intentar ser nosotros, me recuperé y acepté que nunca te volvería a tener. En ese momento descubrí que no era una desgracia haberte perdido, sino que la vida había puesto a cada uno en su lugar y no merecíamos un amor que nos convirtiera en lo que no somos. Pero hay más y me gustaría que supieras otras cosas sobre mí, sobre ti y lo que fuimos.

En una relación también nos sentimos solos

Sólo quien ha tenido una ruptura amorosa puede entender por lo que pasamos

Nada más que nosotros sabemos lo que pasó, la opinión de los demás no importa

Aprendemos a conocernos en soledad

Las peores mentiras las hacemos a nosotros mismos para complacer a los demás

Independientemente de cuánto amemos a la otra persona, jamás podremos pensar o sentir igual

Sólo tú decides si disfrutas o sufres el tiempo de tu vida

Nadie te conoce como tú, por lo tanto, nadie debe decidir por ti

Una relación sin amistad está destinada al fracaso

El tiempo lo cura todo, no la compañía de otro

La soledad es la mejor compañía cuando aprendes a disfrutarla

Después de un momento difícil es más fácil saber lo que quieres en la vida

Una ruptura amorosa nos sirve para replantear nuestra vida

No siempre se puede estar con la persona amada

Cerrar ciclos nos ayuda a madurar

Si te aman de verdad no intentarán cambiarte

La soltería es una fortuna no un mal momento

Todas las etapas de la vida tienen un objetivo que debemos aprender

Todos deberíamos confiar más en el mañana, es la única forma de no perder la esperanza.

Compartir la vida con una pareja es maravilloso, pero dedicarnos de tiempo completo a nosotros es una experiencia irremplazable.


Superar una ruptura no significa olvidar, sino aprender a recordar sin dolor.


Encontrar culpables no nos ayuda en nada, pero perdonar nos llena de paz.


A la primera persona que debemos disculpar después de terminar una relación es a nosotros mismos.

El tiempo que pasemos solteros no tiene nada que ver con nuestra capacidad para amar.


Parece tonto, pero después de dos años de soltería aprendes a ser tú mismo.


Una decepción no debe impedirnos volver a confiar en alguien más.


Las relaciones que tengamos en un futuro no le restan importancia a lo que una vez fuimos.


Aferrarnos al pasado nos impide trazar nuestro futuro.


En la soledad encontramos nuestros peores demonios pero también es la mejor oportunidad para dejar de tener miedo.

Después de una relación valoras el tiempo que tienes para trabajar por tus propias metas.

Extrañarnos no está mal, el error es anhelar la idea de lo que hoy seríamos. 

 La soltería es mil veces más divertida que la rutina de un noviazgo.

No tener exclusividad es un lujo que ahora nos podemos dar.

No necesito saber si aún piensas en mí para sentirme valiosa.

Dos años son suficientes para acomodar todas mis ideas y comenzar a trabajar en ellas.

En la soledad pude conocer mi cuerpo por completo.

Sin una pareja es posible descubrir otras formas para alcanzar el placer.

Ahora valoro a cada una de la personas que me han acompañado a lo largo de mi vida.

Dejé de olvidarme de cosas importantes, como mis sueños.

Entendí que mis gustos y necesidades jamás serán menos importantes que los de mi pareja.

Encontré la máxima paz estando soltera.

Al mostrarte todo esto, no tengo la intensión de presumir. Espero te encuentres feliz, sea acompañado o solo, yo también lo estoy. Si aún no te sientes feliz confía una vez más e mí y cree lo que te digo.

Después de nuestro rompimiento, estar soltera es lo mejor que pudo pasarme, y estoy segura que al igual que yo, también te volverás a encontrar.

También te puede interesar:

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios