Buena Vida

Lectura de erótica que te hará vibrar

7 sugerencias para leer y echar a volar tu imaginación

Soy Carmin
Por Soy Carmin

En la actualidad hay un libro que ha ganado gran popularidad entre cierto sector de la población, Las 50 sombras de Grey de la autora británica E. L. James, se ha vendido como pan caliente en todo el mundo. Esta novela erótica que narra de forma explícita la relación pasional que existe entre Anastasia Steele y el joven empresario Christian Grey, no sólo ha tenido éxito, también ha recibido infinidad de críticas, pues para muchos es tachada de un texto pornográfico.

Lo cierto es que antes de Grey, ya existían varias novelas que usaban las letras para excitar los pensamientos, textos sensuales que son parte de la literatura universal. En este contexto la revista Quo y el sitio quelibroleo.com traen, enlistan los 10 libros eróticos que son mejores que Las 50 sombras de Grey.

 

Les Onze Mille Verges.

Publicado de forma anónima, su autor, el poeta Apollinaire confesó que lo escribió con la intención de no morirse de hambre. En ella se narra la vida del príncipe Vibescu, un libertino que, cansado de sus relaciones íntimas con el bien dotado vicecónsul de Serbia, se va en busca de mejores aventuras e inicia un delirante viaje de Rumanía a París, marcado por el exhibicionismo, el voyeurismo, el sadomasoquismo, la bestialidad, la coprofilia, la coprofagia, la necrofilia, y el crimen.

1601.

Considerada la primera novela pornográfica de la literatura estadounidense, su autor, Mark Twain, la publicó de forma anónima. Su trama gira en torno a una supuesta reunión entre la reina Isabel I de Inglaterra, el dramaturgo Ben Jonson, el pirata Walter Raleigh y varios personajes de la nobleza, que se entregan al juego de relatar la mayor proeza erótica.

Cruel Zelanda.

Narra la historia de la puritana esposa de un alto cargo británico que es secuestrada por los maoríes. Tras pasar varios años sometida a los más depravados ritos de iniciación sexual, la mujer es rescatada y regresa a la sociedad, pero lo hace convertida en una ninfómana insaciable. 

 

Cartas eróticas.

Recopilación de la correspondencia íntima que mantuvieron el autor de Ulises, James Joyce, y su esposa, Nora Barnacle. Su publicación estuvo prohibida por sus descendientes hasta enero de 2012, dado el tono perverso de estas cartas, en las que el novelista escribe cosas como: "Compra calzones de puta, amor, y asegúrate de rociarles las piernas con algún agradable aroma".

Delta de Venus.

Una recopilación de cuentos sexuales escritos por Anaïs Nin, autora especialmente recordada por sus Diarios y que fue amante de otro escritor, Henry Miller. Este conjunto de relatos fue un encargo de un millonario anónimo que pagaba cien dólares por página y a cambio exigía menos poesía y muchísimo más sexo explícito.

Historia del ojo.

Una novela brutal, escrita por Georges Bataille, pensador, antropólogo y poeta que trató de fundar una nueva religión llamada Acéphale, cuyo símbolo era un hombre sin cabeza y que proponía el sacrifico de una persona en cada acto ritual. Su novela narra la historia de Georges y Simona, una pareja fascinada por el sexo y que es guiada por un libertino noble inglés en un viaje iniciático por España, la novela está cargada de mucho sexo duro.

Fanny Hill. 

Escrita por el novelista John Cleland mientras se encontraba en prisión por culpa de sus numerosas deudas, la novela fue prohibida a las dos semanas de su publicación y circuló de forma clandestina hasta que en 1963 se permitió su edición. Cuenta la historia de Fanny Hill, una campesina de quince años que, tras la muerte de sus padres, viaja a Londres, donde es acogida en un burdel. Iniciada en las artes eróticas por una madame lesbiana, se convierte en la prostituta más cotizada de Londres.


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios