Buena Vida

Las 7 etapas emocionales del divorcio

Hazte de fuerza por que a pesar de todo lo mejor es seguir adelante

Carolina Espinoza
Por Carolina Espinoza
  • Foto: contactotv.com

    Foto: contactotv.com

Cuando el matrimonio ha fracasado y es dado por muerto oficialmente, tanto el hombre como la mujer, tienen que recorrer uno de los caminos más arduos y difíciles de sus vidas. Ese camino va por etapas y, aunque el orden no sea estrictamente el mismo para todos, te podemos asegurar que en algún momento te darás cuenta de que lo mejor es: seguir adelante.

Alivio: 

Por un momento, la sensación de calma y alivio flotará en tu mente mientras de das cuenta que ya no tienes que lidiar con el estrés del matrimonio y los problemas que te habían vuelto loca antes de tomar esta decisión.

Devastación: 

Poco después del ‘alivio’, la realidad te golpea… y duro. Te das cuenta que tu matrimonio se acabó, y tu vida empieza a dar vueltas, tanto así que sentirás que empieza a derrumbarse.

Fracaso: 

En los días siguientes de la declaración de divorcio, no puedes procesar la palabra ‘divorciada’ hacia ti misma. Empiezas a culparte del fracaso de tu matrimonio y te llegas a preguntar: ‘¿hubiera podido hacer algo para cambiarlo?’

 

Vergüenza: 

¿En serio tienes que cambiar tu estado de facebook? No es algo que realmente sientas que necesitas por el momento, especialmente porque te da pena que todos los demás se enteren. Es más, ni siquiera sabes cómo darle la noticia a tus amigos (y mucho menos a tu familia). Empezando porque todavía está fresco y porque crees que será algo malo a la vista de los demás.

Ansiedad: 

Aquí empiezas a preocuparte por TODO: No solamente el matrimonio terminó, también estás soltera nuevamente desde hace… ¿años? Todas tus amigas están casadas o en una relación soltera y tú, de la nada… tienes que descubrir el mundo de los hombres nuevamente. Además de estas preocupaciones, tienes que pensar en tu futuro nuevamente, en los hijos (si es que hay niños) y en tu solteria. ¿Qué pensarán los hombres cuando les digas que eres divorciada?

Enojo: 

En este punto, la tristeza ya pasó, ahora estás furiosa, tanto contigo misma, como con él. Por fin te das cuenta que las cosas no funcionaron por la culpa de AMBOS. Aquí decides seguir adelante, por más difícil que sea, vivir tu vida será la mejor venganza en esta situación.

Celebración: 

Los días de lágrimas y llanto han terminado. Tal vez todavía te preocupes por el futuro y el próximo hombre que llegará a tu vida, pero ya no te sientes mal contigo misma. La palabra ‘divorciada’ no suena tan mal y, aunque todavía recuerdas con algo de tristeza tu matrimonio, sabes que tomaste una buena decisión y, a pesar de que las cosas se han complicado, puedes disfrutar más de tu vida por tu cuenta.

¿Estás a favor del divorcio?

Información de: emedemujer.com.mx


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios