Buena Vida

La envidia nos hace comprar por impulso

Esta es la verdadera motivación de sentir el placer de presumir

Martha Gastelum
Por Martha Gastelum
  • Compradora compulsiva es envidiosa. Foto: revistaohlala.com

    Compradora compulsiva es envidiosa. Foto: revistaohlala.com

La experta en marketing Nailya Ordabayeva de la Rotterdam School of Management, comenta que una de las principales motivaciones detrás de las compras es la envidia. El placer de presumir puede derivar en un deseo incontrolable por poseer.

La compulsión por las compras y el deseo desenfrenado por comprar sin necesidad real se le llama "oniomanía" y es muy frecuente en estados depresivos y en las personas adictas genera una satisfacción con la que consigue borrar temporalmente problemas y logra darle más sentido a su vida

Este trastorno en el comprador compulsivo gira en torno a los centros comerciales y las marcas y es más común en mujeres que en hombres.

¿Cómo saber si yo no soy una compradora compulsiva?

Es normal que como mujeres, ir de compras nos pone felices, pero es importante señalar que para estar dentro de lo normal, tu manera de comprar, no debe causarte endeudamientos ni conflictos. Además algunos psicólogos y especialistas en el tema recomiendan ir con alguien que te acompañe.

¿Eres envidiosa? Foto: clubtacones.c

 

Para saber si  sufres de "oniomanía" o adicción a las compras, verifica si tienes por lo menos 4 de estos síntomas:

- Cuando te enojas, entristeces o sufres una decepción corres a gastar dinero y comprar.

- Tus compras te causan estrés y angustia.

- Has discutido debido a tu forma de comprar.

- Sientes que no eres nadie sin tus tarjetas de crédito.

- Utilizas tu tarjeta para comprar artículos que no puedes comprar en efectivo.

- Percibes una oleada de euforia y ansiedad cuando compras algo.

- Tienes sentimientos de culpa, vergüenza y confusión, después de comprar.

- Mientes a los demás sobre las compras realizadas o cuánto dinero gastaste.

- Piensas demasiado tiempo en el dinero.

- Pasas demasiado tiempo haciendo malabares con las cuentas para poder gastar un poco más.

¿Compras cuando te sientes triste?

Sigue leyendo:

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios