Buena Vida

Identifica tus puntos calientes

Explorarlos te ayudará a conocerte y saber lo que quieres

Norma Portillo
Por Norma Portillo
  • Puntos erógenos femeninos    (Foto: Salud180.com)

    Puntos erógenos femeninos (Foto: Salud180.com)

Estudios más recientes han demostrado que para conseguir el mayor gemido de placer lo mejor es escoger entre penetrar o acariciar. Te lo explicamos.

Dependiendo del tipo de contacto –roces, presión firme o vibración–, las mujeres tienen mayor o menor sensibilidad en las zonas erógenas, según un estudio publicado en The Journal of Sexual Medicine. Es decir, si tu chico estimula a conciencia uno de estos hotspots, acabarás retorciéndote de gusto.

El atlas (sexual) femenino

Boca: “Este es un órgano sexual de alto voltaje. Cuando los labios de los dos se unen, la energía sexual se activa inmediatamente”, apunta Isabel Pérez. Dile a tu chico que empiece con besos suaves y sutiles, utilizando, sobre todo, los labios antes de explorar tu boca con su lengua.

Orejas: Se consideran una zona erógena debido a su sensibilidad neuronal. “Una técnica estimulante es dar mordiscos en el lóbulo y alternarlos con susurros de amor o insinuaciones subidas de tono”, dice Pérez. Y si tienes piercings, mayor placer, ya que los agujeros interrumpen las vías de conducción nerviosa que van al cerebro, lo que genera más sensibilidad.

Caricias en el cuello    (Foto: Entregeneros.com)

 

Cuello: “Es una zona con muchísimas terminaciones nerviosas y la piel muy fina, por lo que cualquier roce, caricia o beso resulta muy excitante”.  Y estos receptores de sensibilidad se vuelven totalmente locos con besos apasionados, caricias, lametones y hasta sintiendo el roce de su respiración. 

Pezones: Estimularlos puede encender la misma área del cerebro que se pone en marcha cuando te masturbas, produciendo una sensación erótica similar. A esta zona le va bien una presión entre media y ligera, que se puede conseguir chupando. 

Besos en el vientre y más abajo    (Foto: Home.com)

 

Areolas: La piel que rodea a los pezones no tiene tantas terminaciones nerviosas como estos, por lo que unos pellizcos sutiles pueden ser más efectivos que una suave caricia. 

Vagina: La piel supersensible del borde exterior reacciona ante una ligera caricia o una vibración suave. En cambio, la parte interna prefiere la presión, el movimiento y la sensación de intensidad. La estimulación del interior de la vagina libera prolactina, una hormona que provoca el efecto inmediato de satisfacción sexual. 

Clítoris: Compuesto por miles de terminaciones nerviosas, es el único órgano diseñado solo para dar placer. Su sensibilidad es tal, que podría resultarte desagradable que tu chico se lance a él en picado sin calentamiento previo en los alrededores o si lo frota con demasiada insistencia. Recomienda a tu chico que utilice la lengua con una cadencia lenta para ir en aumento de forma pausada, acariciarlo suavemente con los dedos o girarlo con mucho cuidado. Dile a tu chico que esté atento a tu lenguaje corporal y la tensión de tu cuerpo para saber cuándo ir más rápido o cambiar de técnica”. Y si no has probado nunca un vibrador, ¡no sabes lo que pierdes!

Exploración de punto erógeno   (Foto: Kn3.net)

 

Nalgas: Uno de los juegos por excelencia cuando intervienen las nalgas es el de suaves palmadas en las nalgas, estas pueden ser muy excitantes.  También son muchas las mujeres que disfrutan del sexo anal, según la sexóloga Amie Harwick, autora de The New Sex Bible for Women. ¿La explicación? Sus terminaciones nerviosas comparten una pared con tu punto G. Pero no te aventures a explorar “la puerta de atrás” sin lubricante, mucha excitación y un gran autocontrol por su parte. Mejor, empezad a jugar con los dedos.

También te puede interesar:

¿Se nace con la habilidad de tener orgasmos?

 

¿Cuál es la mejor edad sexual en la mujer?

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios