Buena Vida

¿Hartas del misionero y del sexo vainilla?

¡Ellos encontraron la posición que les resultó cómoda y allí se quedaron por años!

Martha Gastelum
Por Martha Gastelum
  • Sexo vainilla y misionero. Foto: revistadominical.com.ve

    Sexo vainilla y misionero. Foto: revistadominical.com.ve

Después de algunos años de vivir el matrimonio y disfrutar de las relaciones intimas en pareja, posiblemente llegaste a la monotonía con tu pareja. Tanto hombres como mujeres, se vuelven tradicionales, simples y aburridos a la hora de estar intimando.

Pero...Seguramente ya leíste las 50 sombras de Grey y te sentiste la mujer más anticuada del planeta...Sí, solo conoces el sexo vainilla y la típica posición del misionero, él arriba y ella abajo, una relación que se torna aburrida y sin juegos sexuales.

El sexo vainilla, como su nombre lo dice, es el sabor más común de todos los postres, haciendo alusión a lo delicioso, pero igualmente común. Y como ventaja, suele ser el más cómodo y la manera más sencilla para iniciarse en la vida sexual.

A pesar de que es el clásico satisfactorio, esta es la queja de muchas mujeres que desean algo más:

“Cuando éramos novios apenas nos tocábamos y ya estábamos calientes”, “nos pasábamos horas teniendo sexo”, “hacíamos de todo…”

Misionero. Foto: guiajarocha.com

 

Aún así, en la actualidad, hay quienes sufren por que no se animan a plantear tal problema por temor de no ser comprendidas, otras se justifican porque así piensan que debe ser, que la pasión ya pasó a segundo termino y se conforman con lo que tienen. Pero afortunadamente también existen aquellas que no se conforman y quieren probar algo diferente.

Por otro lado también existe la queja de la pareja con el clásico “ella siempre fue así” , “no la puedo tocar”, “no quiere que le haga sexo oral y ni pensar que me lo haga a mí”, “no sé si alguna vez tuvo un orgasmo”.

Ellos se resignan rápido y se justifican con algunos mitos como “las mujeres son menos sexuales que los varones”, “tuvo una educación muy represiva”, “las mujeres son más pudorosas” o la típica creencia: “no le voy a pedir a mi mujer cosas que haría con una prostituta”.

Los hombres que pueden salir de estas pautas rígidas, están dispuestos a ayudar a sus mujeres a romper con las inhibiciones. Pero tiene que existir deseo de cambio, acuerdo mutuo, comunicación y dar prioridad a los momentos de intimidad.

No más sexo vainilla. Foto: wapa.pe

 

Consejos para salir de la monotonía del sexo vainilla

* Como en el ejemplo de los helados: hay que elegir otros gustos.

* Intercambiar la toma de iniciativa.

* Tomarse el tiempo para acariciarse y sentir al otro.

* Recordar que la meta es todo el encuentro erótico, no la penetración.

* Usar estímulos externos: luces, música, películas eróticas o juguetes sexuales.

* Introducir gradualmente las novedades.

* Comunicar qué sintió cada uno.

* Potenciar el encuentro siguiente: “ir por más”.

¿Te gustaría salir del sexo vainilla?

Sigue leyendo:

 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios