Buena Vida

Guía práctica para renunciar con clase

A veces las emociones te ganan, pero lo correcto es avisar y despedirte bien

Soy Carmin
Por Soy Carmin
  • Piensas renunciar atu trabajo.

    Piensas renunciar atu trabajo.

A todas las mujeres o niñas bien nos ha pasado que en cosa de un par de semanas el trabajo de ensueño se convierte en una pesadilla, ya sea porque descubres que tu jefe es un machista o tu nueva jefa una desalmada y la tensión hace que el ambiente sea insoportable y, ni modo, tienes que renunciar. Descubre que no todo es miel sobre ojuelas. Nada es como en la escuela.

En un escenario más positivo, puede ser que sin esperarlo recibas una oferta de trabajo increíble y aunque ya la tomaste, no tienes idea de cómo renunciar a tu trabajo actual.

Aunque lo primero que te venga a la mente sea simplemente fingirte muerta, eso no es nada de bien lo correcto es avisar que dejas el trabajo e irte con clase. Aquí algunos consejos:

1. Habla lo antes posible con tu jefe directo.

Tal vez esta no va a ser la conversación más amena de tu vida, siempre es difícil y un poco incómodo renunciar, pero la única forma de hacerlo más llevadero es ser sincera y avisar pronto, de esta manera tu jefe va a comenzar a hacerse a la idea y buscar a alguien más para ocupar tu puesto, aunque todos sabemos que eres única e irremplazable. 

2. Haz una recomendación.

Esta es sobre todo una cortesía, porque no es necesariamente tu función, pero habla bien de ti que recomiendes a alguien que te parece bueno en el área, podría serle de utilidad a tus jefes revisar su currículum.

3. Termina tus pendientes.

Sólo porque ya estás pensando en qué ponerte el primer día de tu nuevo trabajo no significa que tus responsabilidades actuales ya desaparecieron. Una mujer respionsable es cumplida y no deja las cosas a medias.

No quieres quedarte sin carta de recomendación, o peor, que se corra la voz de que eres una irresponsable.

4. Avísale a tus colegas.

Es muy probable que tengas amigos o gente cercana en tu entorno de trabajo, lo más apropiado es que se enteren por ti de que te vas y no que lleguen un día a platicarte o consultarte algo y encuentren tu lugar desierto, además es importante mantener buenas relaciones con tus ex compañeros de trabajo.

Nunca sabes si ellos después te pueden llamar para algún proyecto o recomendarte.

5. Vacía poco a poco tu lugar.

Comienza a llevarte tus cosas una semana antes, esto por dos razones: uno, es mucho más práctico que cargar con todo de un jalón y dos, porque no quieres salir el último día haciendo malabares con cajas y que parezca que te acaban de correr.  :O

6. No olvides dar las gracias.

Aun si ya no puedes esperar por largarte de este lugar, no pierdas los nervios ni la compostura. No hay nada peor que salir azotando puertas, llorando y mentando madres.

Considera que todo trabajo es aprendizaje y eso se traduce en mejores oportunidades a futuro, así que dale las gracias a las personas que te brindaron una oportunidad, a las que te ayudaron y a las que se portaron bien contigo.

Amig@ siempre es bueno salir con buena nota.

 

¿Has pensado en renunciar?

Con información de Púrpura 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios