Buena Vida

¿Es recomendable usar las "Fajas Moldeadoras"?

Antes de decidirte por las fajas, conoce los puntos pro y en contra de tu salud.

Grecia Meza
Por Grecia Meza
  • Foto:ytimg.com

    Foto:ytimg.com

En Cirugía Plástica y Estética, las fajas se utilizan frecuentemente. En liposucción y en cirugía de abdomen (abdominoplastia) se utiliza como método para contener y limitar el efecto expansivo de la inflamación.

Favorecen la reabsorción de los fluidos inflamatorios y la adhesión y cicatrización de los tejidos profundos. A su vez aportan seguridad y confianza en la paciente que se siente “más sujeta”. Pero actualmente, estas mismas fajas acabaran siendo utilizadas más que en un ámbito terapéutico, como un método simple de estilizar la figura.

 

Para nuestra buena y mala suerte, existen potenciales efectos beneficiosos, pero también desventajas de la misma:

1. Cuando se utilizan con finalidad terapéutica deben retirarse tan pronto se ha conseguido el fín que se perseguía.

2. El efecto de presión sobre el abdomen de quien la lleva puede hacerle perder el apetito y también mejorar la temida “celulitis”, aunque es claro que no será permanente.

3. La faja aumenta el calor y la humedad de la piel, que junto con el roce y la presión pueden dar lugar a la aparición de trastornos en la piel (especialmente infecciones por hongos).

4. Reducen la movilidad y a largo plazo tienden a producir atrofia muscular (recordemos que nuestras abuelas “no se levantaban sin su faja“).

5. No son bonitas, ni tan siquiera cómodas, pero su uso puede constituir un fantástico y ocasional “tip” de belleza aunque no es aconsejable perpetuarlo en el tiempo.

6. Levantan tu busto y reafirman tu cintura.

7. Los elementos de mayor permeabilidad como las lycra y algodón serían los menos efectivos debido a que guardan menos el calor.

8. El uso de faja (la compresión) luego de realizada una cirugía como una lipoescultura o una abdominoplastía, facilitan los procesos de cicatrización profunda de los tejidos, adhiriéndolos de la mejor forma y reabsorbiendo los líquidos inflamatorios y postquirúrgicos.

Nadie te aconseja que no las uses, siempre y cuando sean en el momento adecuado sin atentar contra tu salud.

 

También puedes leer:

 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios