Buena Vida

Debe decidir entre su vida o la de su hijo

Pero los milagros existen y la vida le dio un gran regalo a Elizabeth

Norma Portillo
Por Norma Portillo
  • Elizabeth mostrando la fotografía de su bebé en el vientre

    Elizabeth mostrando la fotografía de su bebé en el vientre

Elizabeth tenía dos años de novia cuando le diagnosticaron cáncer de pulmón. Ella hab´´ia decidido dejarse morir, pero Max le propuso matrimonio y decidió luchar por su vida.

El tratamiento al que era sometida era muy invasivo por lo que no había probabilidades de que saliera embarazada. Pero algo increíble ocurrió y se encontró que ella y su marido estaban esperando un hijo.

Elizabeth y Max el día de su boda

 

“No soy mucho de hablar de milagros, pero se sintió como uno”, dijo Max a CNN. “Traer un niño a este mundo, no solo es importante para mí; es una de las cosas más importantes para Liz.”

Cuando tenía un mes de embarazo, las malas noticias llegaron y el cáncer volvió. La noticia fue muy dura para el matrimonio que vio en este embarazo una nueva forma de comenzar.

Elizabeth embarazada

 

Los cirujanos querían remover el tumor de su espalda, necesitaban ver si el cáncer se había propagado por otras partes de su cuerpo. Pero ese procedimiento podía ser perjudicial para su hijo en el vientre.

Por lo que Joice se encontró con dos opciones: continuar con su embarazo sin realizar el escaner o terminarlo. Y Joice no quiso darse por vencida y decidió continuar luchando por el bebé que venía en camino.

Eli tocándose el vientre   

 

Aún así, al tercer trimestre, era obvio que el cáncer se había propagado. El tumor había crecido en los pulmones de Elizabeth. Era necesario tratarla urgentemente.

El pequeño milagro nació a través de cesárea el 23 de enero, seis semanas antes de la fecha esperada.

Elizabeth con su bebé recién nacido

 

Lily Joice era todo lo que Elizabeth y Max habían esperado. Pero la lucha no se había acabado, el cáncer de Elizabeth estaba en una etapa muy agresiva. Fue un momento agridulce.

“Fue increíblemente difícil querer disfrutar este asombroso momento tanto como hubiésemos querido”, contó Max. “Pero saber que enfrentas algo tan horroroso, y que la posibilidades no se ven bien en ese punto”. El cáncer de Elizabeth había alcanzado su pelvis, abdomen y corazón.

Elizabeth en el hospital

 

Elizabeth, después de luchar contra las distintas adversidades de la vida, falleció el 9 de marzo. Ella y su hija pudieron estar Juntas 6 semanas después del nacimiento de la bebé. Max, inundado en pena, recordará a su mujer como la más valiente. “Su optimismo, coraje y valentía dieron esperanza a la gente, eso fue lo que ella hizo por todos”.

La decisión de Elizabeth de poner la vida de su hija no nacida, por encima de la suya demuestra una mujer de gran coraje.

Imágenes de Instagram

 

¿Te parece una historia digna de contar?

 

También te puede interesar:

¡El aborto que me permitió ser madre!

 

'Mamá me quedan tres semanas de vida'


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios