Buena Vida

Ella se vistió de hombre por más de 40 años

#VIDEO. Su nombre es Sisa Abu Daooh la mujer egipcia que sacrificó su feminidad por un mejor futuro para su hija

Grecia Meza
Por Grecia Meza
  • (Foto:http:static01.nyt.com)

    (Foto:http:static01.nyt.com)

Una historia conmovedora y admirable es la de Sisa Abu Daoohuna mujer que con apenas 21 años, y un bebé en camino, se quedó sola y tuvo que reinventar totalmente su vida para poder mantenerse a salvo y que nunca le faltara de comer.

Nacida en Egipto hace 64 años, la tradición condena a las mujeres que enviudan a vivir de la caridad, sin posibilidad de optar a un trabajo digno.

Las ganas de salir adelante y resistiéndose a estas tradiciones, Sisa decidió transformarse en un hombre, adoptando su vestimenta y parte de sus costumbres (iba con ellos a rezar a la mezquita), integrándose hasta el punto de no ser descubierta durante muchos años.

La mujer de 64 años comentó que trabajó por más de 40 años con los lustradores de zapatos en Luxor, haciendo ladrillos y trabajando en el campo. Se sienta por las calles, cafeterías y mezquitas locales vistiéndose como ellos, con pantalones o con galabeya (una túnica tradicional).

¿Habías oído hablar de Sisa Abu?

Ganando el equivalente a un dolar al día, Sisa se convirtió en una mujer imparable, incluso muchos hombres con los que le trabajaba le decían que era bueno en su trabajo, sin saber su secreto, le ofrecían cigarros y con el pasar del tiempo le llamaban Abu Hoda (el padre de Hoda) ya que esa ha sido la única manera en que ha podido mantener un trabajo y salir adelante con su hija.

Una madre que da todo por salir adelante (Foto:diariode3.com)

 

A la edad de 21, se negó a casarse o a vivir de la caridad, como manda la tradición. Determinada e independiente, decidió trabajar para mantener a su hija. Sin saber leer ni escribir, pocas opciones se le ofrecían en Egipto, donde el reparto de roles tradicionales está bien establecida, especialmente en los pueblos del Alto Egipto, de donde ella es originaria. Además de un ambiente conservador, ella le temía las críticas y también el acoso sexual, muy común en Egipto.

Mi marido murió cuando yo estaba embarazada de seis meses, no tenía a nadie que me apoyara”

Dijo que los primeros años fueron bastante difíciles, enfrentando el abuso verbal y físico de las personas que descubrían su secreto. Sólo sus familiares más próximos y los vecinos están al tanto de su transformación.Una tolerancia que no fue compartida por todos, respetando las tradiciones: sus hermanos y hermanas decidieron cortar todo contacto con Sisa después de su decisión radical.

Una mujer luchadora (Foto:independent.co.uk)
 

Al principio intentamos hablar con ella, disuadirla, pero ella estaba completamente empecinada. No queríamos presionarla, se la dejó hacer sin preocuparnos de lo que la gente podría decir», cuenta su sobrino”.

Comenzó a vestir como hombre para lograr escapar de las restricciones laborales contra la mujer y poder ganar lo suficiente para mantener a su hija.

¿Tu estarías dispuesta a hacer lo mismo por tus hijos?

Las personas creían que era un hombre, hasta que hace unos meses tubo que desmentir este engaño ya que unos periodistas egipcios descubrieron la increíble historia de Sisa y la sacaron del anonimato.

El coraje de esta madre, tubo su reconocimiento por ser una mujer que encabeza una familia con lucha y amor, por su esfuerzo y por todas las dificultades que vivió para poder alimentar a su hija por  el presidente de Egipto Abdel Fattah. La gobernación de Luxor le ofreció un quiosco, cerca de la estación de autobuses, donde vende dulces, refrescos y cigarrillos

“Es una mujer trabajadora ejemplar”, dijo el presidente que a su vez le entregó una ayuda de 6.000 dólares

El 21 de marzo fué invitada por el presidente a El Cairo, la capital de Egipto, con motivo del Día de la Madre, para darle la medalla de “Mejor Madre trabajadora”. Desde que su secreto fue revelado, los habitantes de la ciudad la reconocen y las reacciones han sido muy positivas en general, ha sido un ejemplo de una madre guerrera.

Recibiendo el reconocimiento el Día de las Madres(Foto:static.guim.co.uk)

 

Esta es una mujer excepcional que ha vestido día y noche la ropa de los hombres y lo más increíble es que nadie se dio cuenta. La tratábamos como un hombre y es un deber honrarla hoy», asegura uno de los clientes que va a lustrarse los zapatos. Dijo el presidente Abdel Fatth.

En las paredes de su pequeña casa, Sisa ha colgado fotos de su hija Hoda, de su difunto marido, así como sus viejas herramientas, como prueba de sus años de trabajo duro.

Su hija Hoda, vive a unos doscientos kilómetros. Ella la sigue apoyando porque su esposo está gravemente enfermo. Las dos son muy cercanas. Cuando Hoda tenía seis años, ella le preguntaba dónde estaba su padre y Sisa le contestaba :“yo soy tu padre y tu madre, tu padre murió"

Hoda comenta que se siente muy honrada de tener una madre que hasta la fecha sigue luchando por ella:

Ella no solo es mi madre. Es mi madre, mi padre y todo en mi vida.”

Lo que comenzó como un medio de supervivencia se ha convertido en un estilo de vida. Sisa ha adoptado todas las costumbres de los hombres.

Ahora gana entre treinta y cuarenta libras egipcias al día, el equivalente a cuatro o cinco euros. Las autoridades egipcias han prometido una ayuda equivalente a 6.000 euros, pero Sisa dice que seguirá trabajando. 

 

¿Te parece una historia digna de difundir?
  

También te puede interesar:

La historia de una prostituta colombiana
Sentí que me cortaban las carnes antes de desmayar
"Lloré y le dije: me duele, estoy lastimada"

 

"Madre para mi sólo hay una y se llama Isabel"
¡Katherine Switzer: la mujer maratón!

 

Fingieron ser hombres para poder sobresalir


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios