Buena Vida

“El poder de un buen día”

¿Qué hacer con las personas menos efusivas?

Beatriz Acevedo Tachna
Por Beatriz Acevedo Tachna
  • Amar#Cura!

    Amar#Cura!

Recuerdo que mi madre siempre le reprochaba burlescamente a mi papá sus orígenes de realeza, o al menos así lo interpretaba ella, ya que desde que mi padre salía de la casa en su camioneta, rumbo a la oficina, al banco o a donde se dirigiese, se le metía adentro una especie de combinación de Lady Di junto con Jackie O.

Así que por la calle por donde fuera pasando iba saludando cual reina de carnaval, meneando la mano y sonriendo escandalosamente a quien se le cruzara por en frente; supongo que de ahí viene mi loca manía de ir saludando a los tránsitos, policías, recogedores de basura y vendedores de periódico como si fueran parte de mi corte real.

Y de alguna manera lo son, ya que forman parte de mi mundo y de los rostros que están ahí en mi día a día.

 

You are the NUTELLA to our spoon gurl! @analuciaaguirrerb #friends #missing the #blonde #ingredient

Una foto publicada por Beatriz Acevedo Tachna (@beacevedotachna) el

Es simpático ver que mis hermanos lo hacen también, supongo que se nos quedó arraigada la buena maña, y eso combinado con la genética de mi madre que siempre se ha sentido empujada por una fuerza de su interior a saludar, recibir, bien venir o conocer a quien sea  forzosamente de abrazo y beso (antes no es pellizco y nalgada) pues ya se imaginarán el ADN que me cargo.

Mis amigas se ríen por que llego a un lugar, me presentan a alguien y si me extiende la mano mi reacción es jalarlo hasta que choque con mi mejilla y es que yo no se de formalidades ni de profesionalismos, mi manera de introducirme es como un cálido beso y las manos solas son muy frías.

Esto a veces deja a la gente girando como un trompo, preguntándose

¿Qué pasó? O en que momento se cruzó esa línea, líneas que yo no veo, y que dudo que existan.

A veces puede ser un tanto incómodo para los demás que alguien tenga la confianza de hacerlo pero es que a mi me da más vergüenza quedarme a medias, como cuando alguien llega y te quiere saludar y se queda en beso pero también quería abrazo, pero tu no, pero surge ese torpe intento de hacerlo y una sonrisa incómoda, para mi eso es un saludo ahogado, como sin tener el valor o el coraje de demostrar el gusto por vernos, cuando me ha pasado a mi, me devuelvo a la persona y le digo...

“Ay no, nos quedamos a medias, beso y abrazo otra vez” y los estrujo hasta que los interiores se acomodan otra vez.

Esto me pasa no solamente con la gente que conozco, también con la que no tanto, mis amigas también se ríen de eso, ya que si llego a un restaurante le doy su apapacho al mesero, al cocinero y hasta al que cuida el carro, ellas se quedan cortas atrás con un “Hola ¿qué tal?” pero es que en mi familia somos excesivamente afectuosos.

 

Dear Valentine #lollipop #message #candy #sweet #february #heart #typicall #valentines #love #friendship

Una foto publicada por Beatriz Acevedo Tachna (@beacevedotachna) el

Les confieso que uno de mis retos personales es hacer que gente amargada o mala onda me devuelva la sonrisa, probablemente no les caigo bien, tal vez nunca están de buenas cuando los veo, pero insisto, persevero y alcanzo.

Llega el día en el que ya no pueden mas y tal vez por decir “vieja enfadosa” me sonríen de vuelta, y de verdad que se siente como un triunfo. Hace unos días corte los frutos de ese bonito árbol ramas genéticas enredosas que crearon mis papás.

 

Back in Brighton, UK #England #rotisserie #nandos #chicken #delicious #memoirs @gcasillasa @mmeinders

Una foto publicada por Beatriz Acevedo Tachna (@beacevedotachna) el

Yo estaba muy tranquila comprando en el departamento de salchichonería (y es que a veces cometo el pecado de los embutidos) cuando de repente sentí que un señor con ceño fruncido se me paró en seguida, los dos callados esperando nuestro pedido, yo por inercia volteé a verlo  y le dije “BUEN DÍA” como siempre lo hago, sobre todo con la gente extraña.

Se tardó en reaccionar pero educadamente a los segundos volteó y me dijo “Buenos días”, con una seriedad que no le creí que los estuviera teniendo.

Me dieron mis salchichas y me fui a las verduras, no pasaron ni 15 minutos cuando volví a ver al señor parado junto a mi, no lo voltee a ver, ya se me hacia medio incomodo, pero a mis espaldas me dijo;

“Señorita ha sido un placer estar parado enseguida de usted”.

Lo dijo de una manera tan educada y profunda que me sigue retumbando en el cerebro, aunque no se que significó, ni cual fue su intensión, ni si cambió algo en mi, o yo algo en el, pero lo que si se es que fue algo bueno, porque sonreí y al voltearlo a ver 10 segundos después el iba saliendo del súper sin nada en las manos, sonriendo también, como con ganas de hacer algo que tenía que hacer hace mucho tiempo y no se había animado, probablemente iba a tener un buen día.

 

 

Word #frasedeldia #felicidad

Una foto publicada por Beatriz Acevedo Tachna (@beacevedotachna) el

 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios