Buena Vida

Decidí quedarme al lado de un infiel

"Hay veces que la valentía no está en irse, sino en quedarse para arreglar lo descompuesto".

Gisselle Acevedo
Por Gisselle Acevedo

Hay veces que la valentía no está en irse, sino en quedarse para arreglar lo descompuesto, el engrane que se salió del carril, la sonrisa que se fracturó por error, la mentirá que se dijo para no terminar, terminando. 

Soy, lo declaro abiertamente, una de las tantas que por amor se quedó al lado de un infiel.  No, no me taches de idiota, tonta, o hasta falta de amor propio, me amo, más de lo que piensas, más de lo que lo amo a él.

Pero después de aquella terrible tormenta, de perdones que al parecer fueron sinceros, comprendí que nadie es perfecto, ni tú, ni yo, ni quien critica y mucho menos el hombre que tú misma y por tu voluntad, de un segundo a otro montaste en un pedestal, en donde te aseguro solo deben ir los santos ya canonizados. 

Aquella sacudida me hizo comprender que nada nos pertenece, que el amor no se encuentra y dura vivo toda la vida. ¡Que bueno fuera!. El amor se cultiva, se genera, se construye día a día. 

Hoy, lo aceptó no soy una mujer confiada en que la infidelidad no vuelva a tocar a la puerta de mi hogar, soy una mujer preocupada y ocupada en que a mi pareja no le falte lo que en el pasado no le di, una mujer que sí, aunque suene extraño, está recibiendo de su pareja lo que en el ayer no tuvo. 

Por eso sigo en la lucha, y aunque sé que hay reglas como la que a la letra reza: "Los hombres infieles no cambian", sigo aquí, poniendo el pecho a las balas, segura de que el pasado, el presente y el futuro no pueden mancharse por un solo error, grande, que quema, que en su momento me hundió en las tinieblas, pero que también me hizo saber que en esta vida se actua o te pierdes. 

Soy la mujer que por amor se quedó al lado de un infiel, la que vive el momento, el aquí, el ahora, la que no hace planes, la que atiende el presente, la que está con quien quiso estar con ella a pesar de los errores, a pesar de las heridas. La mujer que comprendió que un amor es de dos. 

No, no sé si él volverá a ser el infiel que por poco me mata, lo que sé es que el que perdona se vuelve grande, que pude darle al amor una segunda oportunidad, que las segundas partes no tiene porque siempre ser malas. 

Soy la mujer que más que esperanzas, recibió fundamentos del mismo infiel para no irse, para comenzar de nuevo solo una vez más, solo una. 

Esto te puede interesar:

 

 

 

 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios