Buena Vida

¿Cuáles son las dietas que matan?

También te hablamos de las dietas más efectivas.

Gisselle Acevedo
Por Gisselle Acevedo

Adelgazar fue una de las palabras más buscadas en Google a principios de este año y es que varias, si no es que miles de nosotras nos prometímos bajar de peso este 2016. ¿Pero realmente sabemos cómo conseguirlo, qué dietas funcionan, cómo se hacen? 

Para disipar todas estas dudas de tu cabeza, aquí te enlisto cuáles son las mejores y peores dietas para adelgazar; lo dicen 20 expertos en nutrición. 

 

 

Las dietas menos indicadas para adelgazar

La dieta del sirope de savia es de las más contraindicadas a la hora de perder peso. Es muy restrictivas por lo que se desaconsejan para perder peso de forma sana. 

Este tipo de dietas (muchas de ellas, milagro) prometen perder mucho peso en poco tiempo pero dejan huella en tu salud: desde múltiples efectos secundarios a un efecto rebote galopante. Además, son insostenibles a largo plazo y desaconsejadas para lograr una pérdida de peso saludable.
 
1. Las monodietas a base de sirope de savia, limón, manzana o piña son restrictivas en calorías, muy desequilibradas y con garantizado efecto rebote.  La dieta de sirope de savia, por ejemplo, desatiende por completo las necesidades del organismo humano. Por no hablar de la dieta del limón a menudo utilizada "para bajar una talla de pantalón en una semana", pero ¡a qué precio!. Consumir en exceso un ácido tan potente es perjudicial y obliga a nuestro organismo a utilizar sus sistemas de compensación consumiendo muchos oligoelementos.

 La dieta de los zumos vitamínicos

Es incompleta e insostenible en el tiempo, con riesgos de perder masa muscular según los expertos. Su carencia puede conducir a la aparición de enfermedades como diabetes, hipertensión y anemia entre otros. La recuperación de los kilos perdidos es casi asegurada y la dieta está especialmente contraindicada en personas con problemas de reflujo, acidez de estómago, ácido úrico elevado o estreñimiento. Las dietas de la manzana y de la piña se han hecho especialmente populares por sus propiedades diuréticas y depurativas. 

"Son frutas que no contienen proteínas, por lo que a la hora de perder peso principalmente eliminaremos masa muscular y cuándo terminemos la dieta volveremos a recuperar el peso con gran facilidad”", apuntó para TELVA, Estefanía Ramo, nutricionista dietista del IMEO.
 

La dieta de las 500 calorías es incompleta.

2. Dieta de las 500 Kilo calorías: Es otra de las dietas milagro que consiste en hacer un par de días de ayuno a la semana, consumiendo un máximo de 500 calorías y en muchos casos recurriendo a sustitutos de comidas como barritas o batidos que no contribuyen a unos correctos hábitos alimenticios. Ninguna dieta debería ser inferior a las 800 calorías diarias. Con una ingesta tan inferior sería fácil perder entre 2 y 3 kilos a la semana, pero los "beneficios" acaban ahí. La insuficiente cantidad de proteínas se verá reflejada en la pérdida principalmente de masa muscular. Mientras que los riesgos asumidos por quienes la siguen son numerosos además de un efecto yo-yó a la larga.
 
3. Dieta de los sobres proteinados: Se trata de un tipo de dieta que se divide en fases, de 4 a 7 según el laboratorio. Utiliza como base alimenticia de sobres y preparados proteicos como sustitución de comidas. Busca la cetosis, provocada por el uso de la grasa corporal como fuente de energía al ser radicalmente disminuidos los niveles glúcidos. No es una dieta equilibrada y el hecho de reemplazar los alimentos cotidianos por preparados proteicos la hace insostenible en el tiempo. "La práctica nos indica que la severa restricción calórica favorece el efecto rebote y el aumento metabólico del cortisol (hormona del estrés) en la gran mayoría de los pacientes", subraya Rubén Bravo.

Las dietas sanas proponen una pérdida de peso moderada -hasta 1,5 kilos por semana y no más de 6 kilos al mes.

4. Dieta de los zumos multivitamínicos: Se diseña a base de bebidas compuestas principalmente de frutas, verduras y hortalizas vitaminas y minerales, pero reducidas en proteínas y grasas, por lo que es un planteamiento incompleto e insostenible en el tiempo, con riesgos de perder masa muscular y provocar una hipervitaminosis. "Los preparados multivitamínicos no son un comida líquida para adelgazar, ni cumplen con los requerimientos nutricionales y proteicos de una comida principal", recuerda Bravo. Al ingerir la fruta y verdura trituradas omitimos la masticación y la insalivación, una parte del proceso digestivo que puede influir en el efecto de saciedad y acentuar la sensación de hambre. Por tanto, una dieta de este tipo nunca debería durar más de 48 horas.
 
5. Dieta del cero carbohidratos: No es más que una evolución de la ya conocida dieta cetogénica. Su principal ventaja está en la rapidez con la que se pierde peso. "Al no introducir hidratos de carbono (cereales, legumbres, vegetales y fruta), que son nuestra principal fuente de energía, se obliga al organismo que no dispone de glucosa suficiente en la sangre a agotar las reservas de glucógeno en hígado y músculo", explica la nutricionista Andrea Marqués. Es entonces cuando, por falta de opción, se empieza a utilizar la grasa como combustible transformada en cuerpos cetónicos. El problema ocurre cuando la cetosis no se controla correctamente y las cetonas empiezan a dañar la masa muscular y a provocar otras alteraciones a nivel orgánico. Seguir esta dieta puede provocar a corto plazo mareo y dolor de cabeza, ya que nuestro cerebro necesita energía en forma de glucosa para funcionar; mal olor de aliento, orina y sudor debido al exceso de cuerpos cetónicos eliminados por estas vías de excreción; y estreñimiento severo, por la carencia de fibra.

Las dietas más sanas para adelgazar

 

 

La dieta mediterránea y la dieta vegana son algunas de las más sanas para adelgazar y estar sana a largo plazo.

1. Dieta de los Días Alternos: Su éxito se atribuye a tres factores: permite disfrutar de una vida social normal durante el fin de semana, asegura una pérdida de peso moderada y constante (entre 4,5 y 6 kilos al mes, dependiendo de la constitución, sexo y la actividad física realizada) y no tiene efecto rebote. Divide la semana en tres bloques -días de régimen, depurativos y sociales- que, según la fase, se alternan de forma diferente. Los alimentos se distribuyen a lo largo de la jornada en función de las necesidades bioquímicas y biorritmo humano y a la medida que se acerca la noche disminuye la cantidad de la ingesta. Cada día depurativo asegura el aporte calórico indispensable de 800 calorías. Esta dieta funciona, según los expertos del IMEO, porque se hace más llevadera y plantea objetivos reales. No se restringen ningún grupo de alimentos y se toman a diario hidratos de carbono y semanalmente legumbres y grasas saludables.

 
La dieta Perricone y la paleodieta se han convertido en dos de las más solicitadas por las celebrities.


2. La Dieta Mediterránea: Ocupa el segundo lugar en la lista, básicamente, por ser la mejor opción para mantener un peso saludable. Se basa en los ingredientes propios de la agricultura local de los países con clima mediterráneo, fundamentalmente España e Italia. Se resume en reducir el consumo de carnes e hidratos de carbono en beneficio de más alimentos vegetales y grasas monoinsaturadas. Entre los ingredientes recomendados están las verduras y legumbres, la fruta, el pescado, el aceite de oliva, las carnes blancas, la pasta, el arroz y los frutos secos, además del consumo de vino con moderación.

3. La Dieta Perricone: Creada por el  Nicholas Perricone ha conquistado a celebrities como Julia Roberts o Reina Letizia. Prima la alimentación saludable y no la pérdida de peso. Existe en dos versiones: una de 28 días y otra de 3 con efecto flash. En principio, se pueden ingerir la gran mayoría de los alimentos, aunque prioriza algunos para tomar diariamente, como el salmón fresco (rico en proteínas de alto valor biológico y ácidos grasos Omega 3), los frutos del bosque (potentes antioxidantes), las verduras verdes (como el brécol, las espinacas o los espárragos, importante fuente de vitaminas y minerales), el aceite de oliva virgen extra o la avena en copos (rica en fibras, grasas monoinsaturadas y proteínas). Por todo ello, se le atribuyen mejoras en la firmeza y el brillo de la piel, propiedades antihinchazón, mayor vitalidad y si no puede borrar las arrugas, al menos suaviza las líneas de expresión.  "Una gran dieta desde mi punto de vista, pues centra mucho más su importancia en la salud que en perder un gran número de kilos en pocos días", resalta Bravo. No obstante, para perder peso, se necesitan algunas restricciones, sobre todo en la cantidad de cereales, y complementar la alimentación con la práctica de ejercicio físico regular.

4. Paleodieta: Aboga a volver a alimentarnos como lo hacían nuestros ancestros. Éstos basaban su alimentación en vegetales acompañados de carne, pescado y huevos y, en menor medida, frutas, semillas, aceites, especias y hierbas. La dieta excluye el consumo de productos procesados y reduce el de legumbres, lácteos y cereales con el objetivo de moderar la producción de insulina y porque, según los defensores de esta corriente, nuestra genética no está preparada para ellos. Se realizan menos ingestas al día, entre 3 y 4, incluyendo en cada una proteínas magras, vegetales y grasas saludables. "Las principales ventajas de esta dieta son que permite mantener la masa muscular, gracias a un completo aporte de aminoácidos esenciales, cubre las necesidades de macro y micronutrientes, reduce el consumo de antinutrientes, controla la producción de insulina, protege frente a enfermedades degenerativas y asegura el aporte equilibrado de omega 3 y 6", indica la nutricionista dietista Carmen Escalada. Además, reduce los niveles de colesterol y evita el estreñimiento. Una dieta como esta estaría indicada para deportistas o personas que realicen labor física, pero el elevado aporte proteico, en especial cárnico, esconde riesgo de desarrollar algunas enfermedades crónicas relacionadas con la alimentación. 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios