Buena Vida

¿Cómo darle de más a los hijos, sin malcriarlos?

¡Resuelve aquí tus dudas acerca de este polémico tema!

Martha Gastelum
Por Martha Gastelum
  • Hijos malcriados. Foto: entodatu.com

    Hijos malcriados. Foto: entodatu.com

Me ha tocado escuchar a muchos padres decir, que ellos siempre les dan a sus hijos, lo que a ellos les hizo falta, siempre buscando darles los mejor  no sólo en su formación, también en gustos y complacencias, comprándoles lo que deseen e incluso cuando ellos lo quieren.

La duda es, ¿cuándo puede dañar esto a un niño? ¿hasta que punto se llega a malcriarlo? Para muchos papás esto se vuelve un temor, ya que al querer complacerlos en todo, podría ocasionar un error grave que terminaría por malcriarlos.

Y como dice el viejo refrán: 

 ‘A los hijos se cría con un poquito de hambre y un poquito de frío’.

Algunos expertos dan recomendaciones para darles gustos a los hijos, formándolos para que valoren lo que tienen y obtener las cosas cuándo se las merezcan, sin equivocarse.

En mi experiencia personal, y sin que me lo tomen a mal, los niños malcriados me parecen un tanto desagradables. Sin embargo ellos no tienen la culpa de caer mal y de incomodar a quienes los rodean. Sus actitudes no son, si no el resultado de lo que sus padres les han dejado al consentirlos demasiado al darle todo “en charola de plata”.

Darles demasiado, anestesia a los niños. Foto: abc.es

 

Las características que presenta un niño cuando esta malcriado, son las siguientes:

-Nada lo asombra, ni los regalos que recibe o los viajes que realizan, ya conoce tanto que esto no lo emociona. 

-Da malos tratos a las personas que lo rodean y no las ve como personas sino como cosas. 

-Los más pequeños hacen pataletas cuando no tienen lo que desean y los grandes desobedecen y dan respuestas groseras. 

 

¿Conoces niños malcriados?

 

Soy madre de un niño de 10 años, y me considero una mujer autoritaria hasta cierto punto, y he soportado criticas positivas y negativas, sobre la crianza de mi hijo. Hay quienes se ofenden cuando ven como estoy educando a mi hijo, diciendo que soy dura con el, y que los tiempo han cambiado. También me ha tocado escuchar comentarios sobre el daño psicológico que le puedo causar, por imponerle castigos severos, que constan de no comprarle lo que el quiere o dejarlo una semana sin realizar su actividad favorita. Y mi pregunta es: ¿Cuántos padres han educado de esa forma a sus hijos, restringiéndole muchas cosas, y sus hijos son ahora unos hombres de bien?

Padres obedientes. Foto: europapress.es

 

Si tu te has identificado como un padre obediente, complaciendo todo lo que tu hijo te pide, llenándolo de regalos y sabes que eso puede perjudicarles, estos consejos son para ti:

-Establezca límites: como en otros artículos se ha mencionado, es importante las normas claras y sencillas, así los pequeños comprenderán la dinámica que se vive dentro del hogar y no quedarán dudas para que las cumplan. Sea preciso con la orden que le dé, así su niño sabrá que puede y no puede hacer. 

- Cuando impongas algo, cúmple: es difícil, a veces se da una orden y es usted mismo desea cambiarla. Piense que si permite que esto suceda, tendrá efectos negativos más adelante, pues su hijo sabrá que puede convencerlo de cambiar su decisión y encontrará que se contradice, lo cual no es bueno para su formación. 

-No te rinda: ver a su hijo suplicando es duro, al escucharlo suplicar por darle lo que desea querrá cambiar de opinión, pero recuerde que la regla fue sencilla, no puede ‘dar el brazo a torcer’. 

-Motivos para recompensarlo: Cuando su hijo desee algo y no esté seguro de dárselo o cree que ya le ha dado gustos y muy seguidos, exíjale que tenga un motivo para obtenerlo, pues debe ganarse eso que tanto quiere. 

- No lo decepcionará: ver a su hijo llorar no es fácil, pero no por ello le dará lo que desea. Mantenerse en su decisión, le ensañará al menor a aceptar y aprender a sobrellevar situaciones de estrés emocional. 

-Trabajar por lo que quiere: este es quizás el consejo más importante, recuerde que al facilitarle y darle todo lo que quiere a su hijo solo lo malcriaría, no aprenderá a valorar lo que tiene y le dan. Para comprarle juguetes o cualquier otro gusto, diseñe un sistema de recompensar, es decir, que cuando haga cosas positivas o tenga un buen comportamiento tendrá puntos y así se ganará lo que pide. 
 

Niña exigiendo. Foto: ambienteg.com

 

El orientador familiar Miguel Flores dice que los padres deben de analizar lo que realmente necesitan sus hijos, no comprando cosas porque sí. Por ejemplo, cuando los papás salen tienen la costumbre de llevarles regalos a los hijos, como para compensar su cariño, Sin embargo no deben ser tan extremos, pueden obsequiarles un dulce o una galleta que se puede tomar como una oportunidad para compartir”. Ahi ya se esta creando un valor a tu hijo, tener el hábito de compartir.
 

“cuando el hijo pide algo, se debe responderle que lo va a pensar y analizar con la pareja a ver si se lo puede dar y mirar si lo necesita, no todo tiene que ser para ya, ese es el problema actualmente, todos queremos la inmediatez. No dejarse manipular por la pataleta”. 
 

Si para ti, como padre, te es difícil saber cuando es si y cuándo es no, lo mejor es pensar y reflexionar y cuestionarse, si vale la pena dárselo y tiene que ser algo basado en la necesidad o importancia de lo que solicita el niño. Por otro lado, si se le va a dar algo, es necesario explicarle el porque se le va a comprar lo que el desea.

Saber dar un detalle, hace un hijo agradecido. Foto: http://heyl.nl

 

 Si aun tienes dudas, sobre este tema, es importante que te hagas estas preguntas:

¿Cómo darle gusto a mi hijo, sin malcriarlo? 

Ten en cuenta que si no se le pone límites a sus caprichos, lo hará él. El mayor deseo del niño es controlar el entorno, has lo que más le convenga y toma en cuenta que la formación parte de la niñez y esto es lo que va a reflejar en sus etapas posteriores. 

¿Hasta qué punto es negativo complacer tanto a tu hijo? 

Los hijos necesitan padres firmes y afectivos, no sobre protectores ni complacientes en extremo. Padres que fomenten autoridad, estableciendo limites, formadores de virtudes y capacidades, para hacer de un hijo una persona correcta. En la crianza los límites son necesarios para que el niño se pueda desenvolver en la vida, y pueda tener conciencia de lo importante que es vivirla con responsabilidad, si los padres no le enseñan que no todo es posible hacerlo o satisfacerlo, difícilmente ellos sortearán y confrontarán las diversas situaciones que se les pueda presentar. 

¿Cómo diferenciar entre lo que el niño necesita y lo que quiere? 
 

Un niño que tiene fácil acceso a los caprichos, deja de valorar las cosas y como consecuencia son imponentes, desobedientes y exigentes. Por ello, es importante que los papas identifiquen cuando su hijo, expresa una necesidad, deseo o capricho. Entendiendo que necesidad es un estado de carencia física o mental. El deseo apunta a satisfacer la necesidad y el capricho es la determinación que se toma arbitrariamente, inspirada por un antojo, por humor o por deleite pasajero e imprevisto. 

Darle amor, el mejor valor. Foto: netjoven.pe

 

¿Le das a tu hijo todo lo que te pide?

 

 

Sigue leyendo: 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios