Buena Vida

Carta al patán que empañó mi vida

¿Qué pasa cuando una mujer decide escribirle al patán de su vida? ¿Sabes que le dirías a ese hombre?

Marisela Peña L.
Por Marisela Peña L.
  • The cup of T

    The cup of T

 

Cuando ese falso amor no correspondido falla o termina, nuestro corazón se revuelve a mil por hora en el piso buscando sentirse mejor y no miserable, ya que esa droga mal correspondida nos hacia sentir infinidad de mariposas que se volvieron murciélagos.

Lee más: El amor no lastima ¡los patanes sí!

 

 


 

 

Carta al patán que me enseño lo que no quería del amor:

A ti, falso amor de mi vida, gracias.
Dos años de llanto, besos rogados, migajas de caricias; dos años de esperar y esperar  que me amaras como yo lo hacia por ti.

 

 

youtu

 

 

Me lo advertiste, tu voz me dijo "No me sigas" soy  un hombre que no sabe lo que quiere, me lo ¡dijiste! Y yo tan mariada por tu amor pasé por alto todas tus advertencias.

Pensé que podría ser un amor casual y que NO me enamoraría... que ilusa pensar que podía mandar a mi corazón. 

 

YouTube

 

 

Mi mayor error no fue enamorarme sino quererte cambiar, me enseñaste tantas cosas de tu amor no correspondido, de la debilidad de tus latidos, de tu pisoteada hombría, de tu rasgada autoestima.

 

 

I-D Vice

 

 

Pero yo tan TERCA me daba animo cada día y pensaba quien no da todo, no gana. En ese momento pensé que mi ganancia era tú amor pero hoy me doy cuenta que fue otra muy distinta y mucho mejor que unos cuantos besos poco prensados a los mios.

Me enseñaste no amar a la fuerza, y que un patán NO cambia. Esa lección esta hoy bien aprendida. Gracias. Mil gracias por regresarme todo mi amor mi dignidad y porque no decirlo, mi ego.

 

 

500px

 

 

Ahora sé lo grandiosa que soy y todo lo capaz que puedo llegar a ser. Te informo que para la próxima, se lo daré a alguien con mucha más gana que contigo tanta que me dirá maravillas por las mañanas.

Lee más: Gracias por ser el PATÁN que me enseñó a reconocer al VERDADERO AMOR

 

 

 

 

Me enseñaste a ser egoísta cuando se trata de amor  y me recordaste que si me van querer va ser completa o no me tendrán ni una pizca de mi.

Hoy decido aplaudirte, porque efectivamente mi resistencia al dolor se fortaleció y lo conseguí, sí eso que llaman cicatrizar la herida.

 

 

flickr

 

 

Ah, y eso de que tú me hiciste quien soy y que tú me hiciste más segura. No te confundas, tú no me hiciste nada. Yo ya era resistente a patanes, tú me serviste para probarme, eso fue todo. Pero ya venía chingona de fábrica.

 

 

 

 

Esto te podría interesar:

 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios