Buena Vida

Cada cosa en su lugar

Logra poner en orden tu closet

Soy Carmin
Por Soy Carmin

Si no cabe un alfiler más en tu closet, o entras a tu cuarto y parece zona de desastre, tal vez lo que necesitas no es un guardarropa más grande, sino tips para saber organizarlo y que el espacio te rinda más. La verdad es que el orden nos ayuda a sentirnos mejor con nosotras mismas, más relajadas y en control. Aquí te dejamos algunos consejos para que esta tarea sea más fácil.

Limpieza. Seamos sinceras, tenemos mucha más ropa y zapatos de los que se necesitan y generalmente utilizamos. Antes de preocuparnos por doblar y buscar el mejor espacio para las prendas, es importante hacer una limpieza intensiva. Muchas veces guardamos cosas que ya no sirven y por eso es conveniente hacer un inventario y donar o deshacerte de las prendas que ya no usas. Haz tres pilas de ropa: una con la ropa que te encanta, de tus colores preferidos y que te queda bien. Otra con las prendas que necesiten arreglos de costura menores, las que usas menos y las que piensas que les puedes dar un buen uso ahora que las volviste a encontrar, después analiza con cual de esta ropa realmente te quieres quedar. Y por último, la pila de la ropa que vas a desechar; incluye la ropa pasada de moda, la que está rota, manchada, ya no es de tu talla, la que piensas que algún día volverás a usar, la que no se te antoja ponerte de nuevo y la que ya no te gusta.

Acceso fácil. Para acomodarlas, lo primero es dividir las prendas según el uso que les des. Puedes separarlas en tres grupos: ropa para el trabajo, prendas para ocasiones especiales y vestimenta que sueles utilizar en tu tiempo de ocio. Dedica una zona del armario para cada una de ellas, procurando que la más accesible contenga la ropa que más usas. Después, dentro de cada bloque, ordena la vestimenta por categorías: los pantalones juntos, las faldas en un mismo sitio.

Distribuir los cajones. Lo principal para tenerlos en orden es diferenciarlos según su contenido: ropa interior, playeras, complementos. Y tener en cuenta las medidas que necesitas para cada uno según lo que vayas a guardar en ellos.

Los colgadores. Compra colgadores de plástico que no marquen las prendas. Existen unos que incluso te sirven para colgar otro colgador del mismo para ahorrar espacio en el tubo de la ropa. También hay colgadores especiales para varias faldas y pantalones que utilizan poco espacio en el tubo.

Separadores de ropa. Cuando hablamos de ropa pequeña como la ropa interior, las calcetas, las medias, podemos pensar en dividir los espacios ya sea con cartones como separadores o comprar cajas que te ayuden a mantener el orden en las prendas chicas.

Zapatos. Los zapatos son el coco de cualquier closet porque nunca sabemos cómo colocarlos. Si cuentas con espacio suficiente en el tubo de la ropa puedes comprar ese artículo diseñado especialmente para colgarlo del tubo y que tiene bolsas para guardarlos. Si no tienes ese espacio, puedes poner entrepaños en el piso, debajo de las blusas, para los zapatos. Si tu closet es pequeño puedes pensar en tener un mueble exterior que coloques en otro espacio de tu habitación para ellos.

Bolsas. Las bolsas nos quitan mucho espacio en nuestro closet. Puedes tener un perchero en algún rincón de tu habitación donde cuelgues todas tus bolsas o un arcón que sirva también de asiento o apoyo al vestirse.

Conserva. Una vez que hayas terminado con este trabajo, lo importante mantener el orden para no tener que dedicar todo ese tiempo en volverlo a dejar impecable. El truco está en colocar siempre las cosas en el lugar que les corresponde. Cuando regreses a casa, siempre cuelga todo en su lugar, esto te ahorra mucho trabajo y te sientes bien en el espacio en el que estés descansando.


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios