Buena Vida

Así se vive un aborto

Además del dolor, la mujer sufre daños sicológicos y físicos 

Soy Carmin
Por Soy Carmin
  • Mujer con depresión   (Foto: Static.imujer.com)

    Mujer con depresión (Foto: Static.imujer.com)

Al quedar embarazada la vida cambia, empiezan las ilusiones de ver a esa personita que se está formando dentro de ti y el amor crece. Comienzas a imaginar qué nombre le pondrás, si será niño o niña y sobre todo lo que más quieres en la vida es que nazca bien, completo y sin ningún problema.

Sin embargo, cuando en cuestión de horas todo se esfuma y el cuerpo y la mente tienen que enfrentar las secuelas de un aborto, todo cambia.

"Este proceso varía en cada mujer, del trimestre de gestación en que se encontraba y del tipo de aborto: si fue natural o incompleta (una parte del embrión o placenta permanece en la matriz), lo que conlleva una aspiración manual intrauterina, por lo que existe más dolor físico”, comenta Gabriela Zebadua, instructora de sicoprofilaxis y partera certificada, directora de Parto en Agua.

Aunque la Asociación del Aborto Espontáneo de Reino Unido señala que uno de cada cuatro embarazos termina en aborto, aún se desconoce, en su mayoría, lo que una mujer debe enfrentar. Dentro de los transtornos que una mujer enfrenta al perder a su bebé están:

Llorando al bebé   (Foto: Nchesmummyandmemagazine.files.wordpress.com)

 

Sicológicos

De acuerdo a Xavier Arango, sicologo y tanatólogo de Parto de Agua, lo primero que se experimenta es:

1. Vacío existencial. Todas las expectativas que se habían depositado en el bebé se desvanecen de forma drástica, por lo que se experimenta soledad, frustración y enojo.

2. Culpa. Sea consciente o inconsciente la pareja, y en especial la mujer creen que fueron los causantes de que el embarazo no llegará a término.  

3. Miedo a que vuelva a pasar lo mismo.

4. Depresión.

Físicos

1. Cambios bruscos en los niveles de azúcar.

2. Dolor en el útero.

3. Contracciones (este en el caso de un aborto inducido).

4. Se debe tomar medicamentos y vendarse para evitar la producción de leche.

5. Sangrado.

6. Aunque no exista un bebé, el cuerpo de la mujer tarda 40 días en regresar a la normalidad.

Un paso importante pasa sanar está herida es despedirte de tu bebé; para ello agradece el tiempo que estuvieron juntos, replantea lo que paso (es decir analiza lo que estaba en tu poder) y dile cuanto lo amabas y que siempre será parte de ti, no en forma de culpa sino de amor”, dice Arango. 

Con información de Salud180

También te puede interesar:

¡El dolor me enseñó a ayudar!

 

¡El aborto que me permitió ser madre!

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios