Buena Vida

Alimentos para evitar el cáncer ¿Existen?

Te digo cuáles son y sus beneficios. Entre ellos está el chocolate negro.

Gisselle Acevedo
Por Gisselle Acevedo

Hoy en día el cáncer es una de las peores amenazas de la humanidad; quien lo contrae puede pasar ciclos enteros de terrible dolor y por más horrible que parezca el panorama, para remediar esta enfermedad no hay más opciones que las quimioterapias y tratamientos extensos y sumamente costosos. 

Para evitar este trastorno, la Organización Mundial para la Salud (OMS) recomienda un estilo de vida saludable, no fumar, hacer ejercicio, controlar el estrés, comer bien y mantener el peso a raya.

Ante esto, he realizado una lista de los alimentos anticáncer que te mantendrán sana y llena de vida. ¡Chécalos, cuidarte debe ser tu mayor prioridad!

 

 

Aceite de oliva virgen extra: La presencia de oleocantal, que solo se encuentra en este tipo de aceite, es capaz de matar las células cancerígenas sin dañar las sanas. Puedes añadirlo en tus platos, tanto en crudo como en preparaciones que necesiten calor, el aceite de oliva es el que mejor soporta las altas temperaturas.

Ajo: la alicina que contiene tiene propiedades antibacterianas, antivirales, antifúngicas y antioxidantes. Alimentos como cebolla, puerro, chalota o ajo contienen compuestos azufrados que dificultan que se formen nitrosaminas, unas sustancias potencialmente cancerígenas.

Alimentos ricos en fibra:  por su capacidad  de secuestrar metabolitos potencialmente cancerígenos en la mucosa intestinal, tienen un efecto protector. La semilla de arroz integral contiene inhibidores de la proteasa que retrasa la aparición del cáncer.

 

 

Cítricos: naranjas, mandarinas, limones, limas y pomelos son ricos en vitamina C, antioxidante que estimula las células de defensa de tu sistema inmunitario. Sus  flavonoides, actúan como protectores de los capilares sanguíneos, manteniendo las membranas permeables y oxigenadas. 

Chocolate negro: sus flavonoides, antioxidantes ayudan a combatir el daño celular que conduce al crecimiento del tumor. También retrasan el envejecimiento prematuro. Consúmelo con moderación porque su aporte calórico es alto.

Coliflor y brócoli: como la col, repollo, nabo y otras crucíferas, contienen sulforano y sulforafano que inhiben la formación de tumores aumentando la actividad de las enzimas encargadas de eliminar o bloquear algunos agentes cancerígenos. Aportan vitamina C y betacaroteno, importantes antioxidantes. Contienen indol-3-carbinol, que ayuda a reparar el ADN de las células.

Cúrcuma: contiene curcumina que es capaz de frenar el crecimiento de algunos tipos de células tumorales, como ovario, mama, colón, hígado, pulmón, páncreas, vejiga… En el Hospital MD Anderson de Houston (EEUU) han demostrado que puede desactivar el factor que protege las células cancerígenas (NF-KappaB).

 

 

Espárragos y espinacas: los espárragos son ricos en glutation, antioxidante que ayuda a reducir la agresión de los radicales libres. Las espinacas son ricas en carotenos, precursores de la vitamina A que previenen el cáncer, así que recuerda añadirlos a tus recetas anticáncer.

Fresas y frambuesas: ricas en ácidos elágicos de acción antiangiogénica que previene las metástasis. Su contenido en flavonoides elimina las toxinas y neutraliza los radicales libres que son los que producen las enfermedades degenerativas.

Legumbres: son ricas en fibra y contienen inhibidores de proteasas, por lo que previenen tumores de colon y mama, principalmente.

Setas chinas (maitake, shiitake, reishi ): su uso en la en medicina tradicional china se remonta siglos atrás, refuerzan tu sistema inmunitario por su contenido en betaglutanos, compuestos que estimulan la fabricación de interferon natural, eficaz anticancerígeno. Aunque tradicionalmente no se usan mucho en nuestra cocina, te recomiendo que las añadas para que tus recetas anticáncer sean más activas.

 

 

Semillas de lino: regulan el metabolismo de los estrógenos, y por su carácter laxante previenen el cáncer de colon.

Té verde: sus polifenoles parecen inhibir del desarrollo de nuevos vasos sanguíneos en los tumores. Una de sus catequinas (EGCG) frena la actividad de la enzima uroquinasa necesaria para que los tumores crezcan.

Tomate: contiene licopeno, antioxidante que previenen que el proceso de degeneración celular derive en un cáncer. Un estudio de las universidades de Oxford y Cambridge determinó que comer diez porciones de tomate a la semana (fresco, en salsa, a la plancha, crema, zumo…) puede reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata hasta un 18%.

 

 

Uvas: el resveratrol de su piel y pepitas bloquea los agentes cancerígenos y retrasa el crecimiento de los tumores.

Debes tener presente que lo mejor para hacerle frente a cualquier enfermedad es mantener un estilo de vida sano... ¡Nada con exceso todo con medida... aunque esto se escuche muy trillado!

Este vídeo te ofrecerá mayor información sobre los alimentos anticáncer ¡No te lo pierdas!

 

 

También puedes ver:

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios