Buena Vida

Aborto tiene pocos efectos en la salud de las mujeres

Un estudio por psicólogos y especialistas comprueban esta información.

Jasiel Armenta
Por Jasiel Armenta

Existen muchos factores por lo que una mujer podría decidir abortar o no, puede ser una violación o simplemente un error, deberíamos entender que igual traer a un niño no deseado a este mundo es sólo complicarle la vida, y sobre todo respetar que cada cabeza es un mundo.

Si tú no estás de acuerdo con eso se respeta, pero si una mujer que conoces lo ésta, igual deberías respetar su desición porque no sabes por el duelo en el que ella pasa, es fácil juzgar y ver las cosas desde afuera, pero cuando estamos dentro de este dilema, sólo en ese caso podremos entender por lo que están pasando estas mujeres.

 

 

Durante mucho tiempo se ha utilizado el argumento que las mujeres al abortar o negarles sufren de trastornos psicológicos, afectando sus emociones y autoestima, por lo que científicos durante 5 años analizaron a una cantidad de mujeres que si lograban realizarlo y otras que no, por lo que se llevó a cabo un estudio.

De hecho, en la actualidad el candidato electo Donald Trump dijo que al entrar al poder, buscaría la manera de castigar a las mujeres que aborten, este estudio que te voy a compartir se llegó hacer en el transcurso del debate que el casi presidente de los Estados Unidos provoco.

 

 

Sigue leyendo: La terrible decisión de una madre; vio viva a su hija 15 horas

Un estudio publicado en JAMA Psychiatry, encontró un aumento de síntomas psicológicos en las mujeres que solicitaron abortos pero no les permitieron someterse al procedimiento porque sus embarazos habían sobrepasado la fecha límite.

Sin embargo, su angustia fue corta, bien sea que buscaran abortar en otro lado o que tuvieran al bebé. Aproximadamente, seis meses después de que las rechazaran en la primera clínica su salud mental se parecía a la de quienes habían abortado.

“Lo que considero increíblemente interesante es cómo todas de alguna forma se emparejan después de seis meses a un año”, señaló Katie Watson, una especialista en bioética de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern.

Otros estudios compararon a las mujeres que abortaron con las que elegían dar a luz, dos grupos tan diferentes que, según varios expertos, era poco lo que podía aprenderse al compararlos. Por lo contrario también existe un análisis sobre si las mujeres habían tenido problemas psicológicos previos, lo que las pone en mayor riesgo de presentar problemas de salud mental después de un aborto.

Sigue leyendo: Después de 15 abortos tiene la familia que soñó

El Turnaway Study consideró los antecedentes de salud mental y se enfocó en mujeres que están cerca o más allá de la fecha límite en que una clínica permitiría un aborto, de manera que los investigadores pudieron comparar a las mujeres que solicitaron abortos desde el principio. 

Los límites de las clínicas varían según el estado pero también las decisiones individuales de la clínica. Los límites en las 30 clínicas de los 21 estados que se usaron en el estudio oscilaron entre las diez semanas de embarazo y el final del segundo trimestre, aproximadamente unas 25 semanas.

“Es un estudio increíblemente poderoso”, aseguró. “Los estados seguirán aprobando leyes que restrinjan el acceso al aborto y, en parte, lo harán basados en los efectos sobre la salud mental. Pero la evidencia de este estudio señala que eso no es cierto”.

Randall K. O´Bannon, director de educación e investigación de Derecho Nacional a la Vida, señaló:

“no es sorprendente que exista esa sensación de ansiedad y frustración” en las mujeres a las que se les niega el aborto, puesto que “se les ha dicho que sus planes se derrumbaron”. Sin embargo, enfatizó que la investigación muestra que esas sensaciones se disipan rápido, lo cual sugiere que los efectos de negar el aborto a las mujeres “no fueron completamente negativos”.

O’Bannon tiene varias críticas al estudio.

“Aunque a la mayoría de la gente le suena, supongo, que cinco años es un periodo lo suficientemente largo”, algunas mujeres experimentan problemas mucho después del aborto. “Este estudio no abarca a las mujeres con esa experiencia de diez años. Algunas pasan por traumas graves más adelante, distintos tipos de efectos con los que deben lidiar, ansiedad, depresión y pensamientos suicidas”.

En Estados Unidos la mayoría de las mujeres en estos casos se realiza abortos durante el primer trimestre, el estudio incluyó a cientos de mujeres que los solicitaban cuando su embarazo estaba más avanzado. Hubo 452 casos cuyos embarazos estaban a dos semanas del límite marcado por la clínica y a quienes sí se les practicó, y 231 mujeres a las que se les negó, puesto que sus embarazos sobrepasaban por tres semanas el límite que la clínica marcaba. El estudio también incluyó a 273 mujeres a las que se les practicó un aborto durante el primer trimestre del embarazo.

Sigue leyendo: Sobrevivió a su propio aborto y cuenta su historia

De las 231 rechazadas, 161 parieron y 70 sufrieron abortos espontáneos o interrumpieron sus embarazos en otro lugar, por lo que a menudo tuvieron que viajar y gastar más.

Una semana después de que las mujeres solicitaran el aborto, los investigadores les hacían preguntas para valorar su bienestar psicológico y las entrevistaron cada seis meses durante cinco años.

M. Antonia Biggs, una psicóloga social que realizó y escribió el estudio, dijo:

“Esperarían que las mujeres que han pasado por un aborto tuvieran depresión y ansiedad con el tiempo, pero no vemos eso”. Dijo que, en cambio, la investigación mostró que “las mujeres a quienes se les niega el aborto presentan más ansiedad, baja autoestima y menor satisfacción con la vida que las mujeres que sí pueden obtenerlo. Sin embargo, después de seis meses a un año, ya se sienten igual que las mujeres que sí abortaron”.

Otro hallazgo importante fue que las mujeres que abortaron durante el primer trimestre de su embarazo no estuvieron ni más ni menos afectadas que las mujeres que abortaron después.


 
La gente pensaba que, para su salud mental, sería más difícil pasar por el procedimiento tardíamente que hacerlo pronto, pero no encontramos eso, señaló Biggs. También dijo que el estudio sugiere que “es más probable que ampliar el acceso al aborto proteja la salud mental de una mujer más que restringirlo”, pero también señaló que algunos resultados “podrían no estar muy a favor de la decisión de la mujer”.

Estos afirman que ninguno de los grupos mostró diferencias en cuanto a la depresión y que las mujeres a quienes se les negó el aborto no tuvieron “más consecuencias negativas a largo plazo en cuanto a la salud mental”.

Sigue leyendo: No quiso abortar y su historia a inspirado al mundo

 

Manifestación en Perú sobre a favor del aborto

 

Se esta comprobando que decir que las mujeres que estan pasando por esta situación pueden terminar afectadas mentalmente, cuando en realidad no lo es, hasta el momento se cree que puede ser sólo estrategia política para cancelar la opción de decidir como mujer, de querer traer a la vida o no a otro ser humano.

Esto te podría interesar:


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios