Buena Vida

¡A mi ya no se me esconde la felicidad!

¿Y a tí que te hace feliz?

Beatriz Acevedo Tachna
Por Beatriz Acevedo Tachna

Hace unos días un buen amigo me hizo una pregunta muy simple que no hizo más que poner en movimiento al hámster que vive en mi cerebro:

“Y tu, eres feliz?”… desde ese momento he sentido la inquietud de escribir algo al respecto, y les confieso que lo estoy haciendo hoy, sin borradores, sin editarlo, bien comida, acostada en mi cama, en mi bata rosa que no me bajo, con calcetines gruesos porque tengo mucho frío, aunque para cuando termine de escribir yo se que me los voy a quitar porque me voy a empezar a morir de calor (y es que no me gusta taparme los pies nunca!) y un poquito de angustia porque no me he despintado y me da flojera pararme a lavarme la cara...pero continuando con el tema… esa noche de la pregunta simple yo confieso que me quedé con una gran sonrisa congelada durante unos segundos mientras ágil y rápidamente indagaba y buscaba en mi cerebro alguna contestación que sonara un tanto natural pero lo suficientemente elaborada para sorprenderlo con mis expresiones súper llenas de congruencia y una pizca de perspicacia e ironía elegante… (En pocas palabras “para fr3garm3lo”).

Nada se me vino a la mente más que un poco esperado: “Si…”  (y es que cuando a mi se me pregunta algo se esperan más que una respuesta monosilábica…) así que obviamente aunado a mi pronta y corta respuesta surgió una ligera sonrisa del encuestador como pensando

“Todos dicen lo mismo a una pregunta tan trillada y cursi”.

Su gesto activó mi flujo neuronal así que seguido a su expresión “escéptica” acerca de mi propia felicidad, me auto-dije en mi interior

“Pues agarrate que ahí te voy” y me solté un salivero de cómo la felicidad era tan relativa como la energía para mi, que está en constante movimiento, cambio o transformación, no se si logré explicarme bien ya que estoy tratando de plasmar exactamente lo que dije aquella noche y lo cual sostengo:

“Aquí estamos, en una comida, a todo dar, tomando vino tinto, oyendo al Mariachi.. qué más feliz puedo ser?

 

Para mi ser feliz es la capacidad de disfrutar cada momento, ya sea en el caos, en lo pacífico, en medio de gritos, aunque haya motivos para llorar, vivir lo que viene completo, sin cortarle penas, echándole salsa a los tacos, buscándole el sabor a lo amargo cuando nomas se nos antoja lo dulce,

Para mi ser feliz es estar bien con uno mismo para poder estar bien con todos para encontrar la armonía y no estar esperando ver una grafica de emociones que suben entre mas contento estoy o bajan entre mas triste me encuentro, sino ser una línea asistole con poca actividad cardiaca!”.

Y aclaro que por poca actividad no me refiero a “MUERTA” ni mucho menos sin impresiones, conmociones, alteraciones positivas o exaltaciones negativas, sino todo lo contrario, lo que quise decir es:

Poder vivir todo el buffet de emociones que tenemos disponibles y que la vida nos va ofreciendo, todos los retos que nos tocan superar, las “pruebas” divinas que nos pone en quien creamos, los problemas más simples, los más complicados, lo que sea que venga vivirlo conscientes de que veces estamos abajo, a veces arriba

Y no podemos estar esperando un punto medio o un estado final de “NIRVANA” que nunca se va a ir de nosotros, por que eso no existe en el mundo de los mortales, ya que el que tiene dinero, esta enfermo, el que no esta enfermo no tiene familia, el que es pobre se queja del rico, el que es rico envidia la salud del pobre y es el cuento de nunca acabar, pero aquí la cosa es que todos lloran y se la pachanguean a sus niveles y luego se quejan de que no son felices..

¿Pues dónde están escondiendo su felicidad entonces les pregunto yo?! Porque por ahí anda… Dónde la esconden? En la ama de casa de cualquier nivel que va al súper y se encanta de la vida porque los limones están preciosos, grandes, redondos y baratos como de revista: P-E-R-F-E-C-T-O-S!!...

Y si en ese momento ustedes le vieran la cara a esa señora dijeran: AHÍ!! AHÍ ESTA LA FELICIDAD! Ahí la esconden! O en el mensajero que llega al banco acalorado a depositar unos cheques a medio día antes de irse a comer esperando perder una hora y media –minímo- en el maldito lugar y abriendo la puerta nada que: NO HAY COLA!... la expresión en su rostro saboreándose los taquitos que le esperan en su casa y la siestecita de 20 minutos antes de volver a la chamba: ESA ES FELICIDAD!!!

O el estudiante que va y corre a checar calificaciones para ver si tronó, pensando en el camino que les va decir a sus papás que con tanto esfuerzo lo tienen estudiando, checa los nombres, la calificación… y 7! “FIUUUUF”… Ustedes podrán pensar… eso es “Alivio”, y yo les digo: PUES NO!!!

ES FELICIDAD DISFRAZADA!! El sentimiento de regocijo, de placer, de gusto… cómo se pueden confundir? ..Y les pudiera hacer una lista de momentos cotidianos, en los que yo voy caminando por la calle, manejando y me voy dando cuenta de chispazos de felicidad que esta teniendo la gente, sin darse cuenta!

 

Como yo en estos momentos que no me había puesto a pensar que mi trabajo consiste en escribir, acostada y con la compu en la panza, que chulada! 

Ahorita lo único que me molesta y tiene solución son estos malditos calcetines que me están asfixiando los tobillos y haciendo que me ase de calor…ya ... Ahora si, QUE FELICIDAD!

Y tú...¿Eres realmente feliz?

Así que a todos ustedes les deseo que durante esas fiestas que pasaron y el Año Nuevo busquen sus momentos, esos que les cambian el día, que les ponen color en la cara, esos que como les digo tienen felicidad anónima y pasan desapercibidos, no los dejen ir sin etiquetarlos! …

Y a mi amigo que me hizo esa pregunta y me ha tenido pensando toda la semana y encontrando y reconociendo mis momentos: GRACIAS A.E.! Hacía rato que no me daba cuenta que tan feliz estoy siendo!!!

Esto te interesa

Ser feliz no cuesta nada.
¿Cómo alcanzar la felicidad? 

 

Logra tu éxito con una buena actitud (Foto:Ilovebdj.com)
Acciones que hacen tu vida extraordinaria 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios