Buena Vida

5 errores en el amor que una mujer madura no repite

Puede que se haya equivocado una vez, pero no lo hace de nuevo. 

Ana Izábal
Por Ana Izábal
  • larepublica.ec

    larepublica.ec

Dicen que la juventud es el tiempo correcto para cometer errores, experimentar, amar sin ver a quien, llorar, reír y lanzarse a la vida sin paracaídas. Supongo que desde un punto de vista poético esto es verdad y además está perfectamente justificado, después de todo, la vida es para vivirse y no podemos llegar hasta el punto final sin rasguños ni heridas. 

A los 20 todo es una posible aventura; irte de fiesta y ver el amanecer en la playa con tus amigos, fugarte de fin de semana con tu novio sin que nadie lo sepa, tratar de averiguar queé demonios vas a hacer con tu vida y básicamente, andar a la deriva hasta que un día pisas tierra firme. 

También puedes leer: 5 cosas que prueban que estás en una relación madura

Después de los 30 la cosa cambia; las aventuras son más escasas pero mucho más significativas, las experiencias toman un significado más grande e importante y sin duda, la pensamos dos veces antes de lanzarnos en terrenos desconocidos en cuestión de amor y relaciones. 

Nos volvemos más cautelosas, menos ingenuas y quizá un poco más malévolas, pero no es porque el corazón se nos haya congelado, sino que la experiencia hace que la piel se engrose y las flechas de cupido no claven tan profundo. 

Sabes que estás llegando a la madurez cuando las cosas se vuelven menos caóticas y todo comienza a tomar forma. Ya no te torturas con los mismos problemas y ciertamente todo te parece menos escandaloso. 

También puedes leer: 10 Hábitos que tiene una mujer que ha madurado

Ya sabes lo que quieres, lo que te gusta, lo que necesitas y por supuesto lo que aún estás buscando y en ese sentido los errores del pasado se quedan enterrados en la memoria y se hace lo posible por no volver a cometerlos.

En pocas palabras, en el amor una mujer madura no vuelve a cometer estos errores que en los años jóvenes le llegaron a destrozar el corazón:

1.- Ya no espera llamadas o mensajes de buenas noches

Quedarse hasta la madrugada esperando que esa persona se tome un segundo de su tiempo para responder su mensaje o llamada, es cosa del pasado. No hay prueba más clara de que alguien no te toma en serio que los mensajes que tardan una eternidad en ser respondidos.

Y esto lo libramos de excepciones como son las juntas del trabajo, modo avión o teléfonos extraviados. Estar enganchada a una persona que sólo se comunica cuando quiere, es algo que una chica madura no se permite.

 

 

2.- No se calla lo que piensa por miedo a que la dejen

Es muy común que nos "adaptemos" a los demás hasta el punto de dejar que nuestra identidad se quede en el olvido. Por ejemplo, cuando estás saliendo con alguien y hace cosas que te desagradan, prefieres callarte para no comprometer tus oportunidades con él.

Pero se llega a un punto en el que esto no ocurre más, sino que se encuentra el equilibrio entre la tolerancia y el derecho a decir "no, gracias".

También puedes leer: Mujeres maduras e inmaduras; 11 diferencias

 

 

3.- No se arregla para satisfacer las expectativas de un hombre

Cabello largo, tacones, talla 0 y unos pechos como melones, son cosas que pueden ver en una revista para caballeros si lo desean, pero cuando se trata de una mujer REAL las cosas cambian. Ya no se trata de vestirte para que el otro se vea complacido, se trata de vestirte y lucir como a ti te parezca mejor, como más cómoda te sientas, vaya ¡como te de la gana hacerlo!

También puedes leer: Una mujer madura termina una mala relación aunque le duela

Una mujer madura NO espera que otros la amen por obligación si es que no les agrada como luce, nada de eso y ella tampoco se siente presionada por llenar expectativas ajenas. 

Una mujer libre y madura ES como ES y vive feliz consigo misma, aceptando que habrá personas que la amen y acepten sin importar cómo luzca y otras que NO. 

 

 

4.- No confunde sexo con amor

Cuando somos jóvenes confundimos las hormonas con los sentimientos y creemos que una hora de pasión en la madrugada es igual a amor. Ya cuando uno crece y aprende un poquito más sobre la vida, aprende a diferenciar las dos cosas y a disfrutarlas cada una en su momento y lugar.

Una chica madura no busca una relación seria donde sólo puede haber contacto físico y ciertamente no se tortura ante la idea de que NO es la única para la otra persona. Sabe que el amor es algo más que besos y caricias y empieza a valorar la importancia de un buen confidente, de un amigo, de un hombre que pueda y quiera escuchar sus problemas, sus ideas y sobre todo sus sueños; que la tome de la mano en la calle y que busque junto a ella un camino hacia el futuro. 

También puedes leer: Una mujer madura no haría esto a su esposo

 

5.- No justifica la falta de ambición en los hombres

Y por último, una mujer que ya aprendió lo que quiere y lo que merece, sabe que una persona digna de ella deberá tener las mismas ganas de salir adelante y enfrentar las adversidades de la vida. 

Sabe que no es mamá ni criada de nadie, que una relación se construye con el trabajo mutuo y que sin duda, una persona que no tiene ambiciones ni ganas de hacer nada con su vida no tendrá nada que aportar a la suya.

 

 

Así de simple, aunque cada persona sea diferente, aunque cada quien construya su propio concepto de éxito, si no existe compromiso ni esfuerzo de parte de la pareja, te quedarás atrapada en un sitio del que será difícil salir después.

Esto te puede gustar: 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios