Buena Vida

4 pasos para cambiar un hábito

Generalmente se nos dificulta, pero sigue estos consejos para lograrlo

Norma Portillo
Por Norma Portillo
  • Cambiando hábitos    (Foto: Blogs.runners,es)

    Cambiando hábitos (Foto: Blogs.runners,es)

Los hábitos que tenemos los vamos generando a lo largo de nuestra vida, los desarrollamos por varios motivos, ejemplo de ellos son los que aprendimos de las personas con las que nos relacionamos. En ocasiones estos hábitos pueden ser insignificantes como, por ejemplo, con que mano jalamos una silla para sentarnos o la mano con la que comemos o, también, puede ser algún pensamiento constante que tenemos.

Inculcamos hábitos en los hijos sin darnos cuenta    (Foto: Globedia.com)

 

Hay ocasiones que actuamos siguiendo los patrones de comportamiento de las personas que nos rodean y seguimos fielmente a lo que nos han dicho, por ejemplo: los padres puede decir cosas totalmente distintas a sus hijos, algunos mencionar que no jueguen en el lodo porque se va a ensuciar, mientras que otros dirán que jugar con el lodo es divertido y saludable, los niños crecerán con una idea muy diferente sin siquiera cuestionarse si es correcto o no lo que les inculcaron los padres.

Niña con las manos enlodadas    (Foto: Static.imujer.com)

 

De todo lo que hemos aprendido a lo largo de nuestra vida, hay que hacer una balanza de cosas que nos siguen ayudando y de las que no nos sirven para nuestro desarrollo profesional, personal o de pareja.

Para ir dejando esas ideas que sientes que te han limitado, puedes hacer lo siguiente:

1)  Piensa de quien aprendiste ese patrón de comportamiento; sigamos con el ejemplo de los padres, de esta forma ya puedes empezar a ver el punto de vista que ellos tenían, seguro nunca fue el de hacerte daño.

2)  Haz un recorrido en tu vida y descubre el primer momento donde tuviste esa sensación o ese aprendizaje, con el mismo ejemplo podemos suponer que tu padre te regañó cuando jugaste en el lodo cuando tenías tres años y se estaban arreglando todos para la boda de un primo donde ibas a servir de paje.

Mujer recordando   (Foto: Iphost.net)

 

3)  Ponlo en contexto, ve cual fue el lado bueno en su momento y cuál es la intención que se tuvo en el momento: en ese momento tu padre no quería cambiarte de ropa, limpiarte o no tenía tiempo para eso, ya que la ceremonia estaba por empezar.

4)  Lo más importante es reflexiona. ¿Cómo quieres reaccionar en cada momento similar? Y has un plan de acción; cuando veas a tu hijo jugar en el lodo ¿qué piensas hacer?

Enseñando buenos hábitos   (Foto: Files.dramonicapichi.com)

 

Todas nuestras acciones pueden ser de utilidad en algún momento de nuestra vida, pero no tienes que mantenerlas por siempre, lo bueno es que si no te sirve el día de hoy lo puedes cambiar y hacerlo como tú quieras.

Información del sicólogo Rodrigo Espinosa. Universidad Iberoamericana

 

¿Te gustaría cambiar algún hábito?

 

También te puede interesar:

¡Malos hábitos que tenemos las mujeres!

 

¡Impuntualidad, rasgo que desquicia!

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios