Buena Vida

¿ Menstruación, impide educarnos?

María Putnam Jacobi, la primer mujer médico en la historia

Norma Portillo
Por Norma Portillo
  • Operación en el hospital de la universidad de la Mujer en Toronto, Canadá. (Foto: Corbis)

    Operación en el hospital de la universidad de la Mujer en Toronto, Canadá. (Foto: Corbis)

La médica María Putnam Jacobi argumentó que la menstruación no debería ser un impedimento para la educación. La ciencia se debería de basarse en hechos no en corazonadas.

La mayor parte de su vida, las mujeres experimentan la menstruación. A lo largo de la historia, se ha argumentado que este hecho biológico hace que las mujeres no sean aptas para hacer cosas como ir al espacio o postularse para un cargo político. En la década de 1870, la médico María Putnam Jacobi hizo caso omiso del impedimento de que la mujer fuera a la universidad.

El hombre con el que estaba argumentando en contra era profesor de medicina de la Universidad de Harvard Edward H. Clarke. Él publicó en 1873, un libro en el cual afirmó que la educación superior era demasiado para una mujer, especialmente cuando ella estaba en su periodo. Si ella tuviera la fuerza de ir a la universidad, el esfuerzo podría hacerla infértil.

 María Putnam Jacobi    (Foto: S-media-cache-ak0.pinimg.com)

 

Los lectores modernos pueden encontrar esta afirmación absurda y sexista, como un caso claro de la ciencia para restringir las oportunidades de las mujeres. Pero en ese momento, el libro de Clarke-Sexo en la Educación; refuerza la creencia que las mujeres son biológivamente incapaces de participar en la política, la medicina o la vida intelectual.

Jacobi fue la primera mujer admitida en Ecole de Médecine en Francia y en la Academia de Medicina de Nueva York, ella no se creyó la afirmación de Clarke. Ella respondió con "La Cuestión de descanso para las mujeres durante la menstruación", un trabajo de investigación que analizó la fuerza y ​​la salud de las mujeres cuando estaban dentro y fuera de sus periodos.

En su investigación, Jacobi encontró que "las mujeres estaban sanas cuando eran educadas, comprometidas mental y activas físicamente", escribe Carla Bittel en María Putnam Jacobi y la política de la medicina en el siglo XIX en América. "Limitaciones sociales, y no la biología, son las limitan a la mujer."

Primera mujer médico (Foto: Pbs.twimg.com)

 

No sólo el estudio de Jacobi contradice el alegato de Clarke, que también le valió un premio por un ensayo médico distinguido: el Premio de Medicina de Harvard Boylston-la misma escuela donde enseñó Clarke.

El artículo de Jacobi fue pionero tanto en su afirmación con pruebas científicas de que la biología de las mujeres no limita sus capacidades y no depende de ella. Eso es porque en la era posterior a la Guerra Civil, había un serio debata entre los médicos en cuanto a las supuestas observaciones empíricas de Clarke, y de las pruebas rigurosas de Jacobi, cuál de las dos debía dirigir el tratamiento médico, escribe Bittel.

El argumento de Jacobi para la prueba en lugar de adivinar cómo trabajan los cuerpos de las mujeres, cosa que podría parecer obvia hoy en día, pero el tipo de conjeturas que se manifestó en contra de Jacobi no era algo que murió en el siglo 19. Como ha señalado la NPR Adam Cole, una de las razones por las que la década de 1960 los investigadores se preocuparon de que las mujeres no podían ser astronautas se debía a que la microgravedad podría causar "menstruación retrógrada", en el que la sangre menstrual fluiría hacia atrás desde el útero.

"En realidad, nadie hizo ningún experimento para ver si esto realmente sería un problema", escribe, "así que no había ningún dato para apoyar o refutar estos temores."

Mujer inteligente y arrojada  (Foto: Green-wood.com)

 

Más recientemente, los ensayos médicos y de medicamentos a menudo no incluyen a suficientes mujeres. Como el editorial de Nature que escribió en 2010, "la medicina tal como se aplica actualmente es menor para las mujeres que la basada en la evidencia que se aplica a los hombres." Y no olvidemos el supuesto de que, no está basado en ciencia, las líderes políticos femeninos están en desventaja por el síndrome premenstrual, un retroceso a la era del voto que argumentaba que las mujeres eran irracionales para votar.

Visto a través de esta lente, Jacobi parece sorprendentemente relevante para el debate de hoy sobre la necesidad de tener más mujeres en la ciencia. Supuestos culturales acerca de cómo funcionan los cuerpos de las mujeres tienen más probabilidades de tener éxito de ser observado y comprobado cuando hay una señora en el laboratorio.

Con información de Natinalgeographic.com

También te puede interesar:

¿Sabes quién fue María Izquierdo?

 

¡Coco Chanel, la leyenda!

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios