Belleza

Te enseñamos cómo hacer el baking

La nueva tendencia en el mundo del maquillaje. Ilumina tu rostro y elimina las arrugas. 

Gisselle Acevedo
Por Gisselle Acevedo

Ya casi es viernes así que es tiempo de comenzar a probar nuevas técnicas para verte más hermosa que nunca el próximo fin de semana. Para ello hoy te voy a hablar del baking, un proceso para maquillarnos que está causando furor en el mundo entero. 

Está técnica logra hacerte lucir fresca y además ayuda a que el maquillaje dure en tu rostro por más tiempo. El baking ("hornear") se utiliza desde hace mucho tiempo, tanto por los Drag Queens, como por los maquilladores profesionales, pero como todo ahora ha vuelto a popularizarse por las redes sociales, gracias a Youtube o Instagram por bloggers como Heidi Hamoud o Curls N Lipstick.

Lo que tiene de especial y que lo ha hecho casi viral diría yo, es que esta técnica promete, nada más y nada menos que acabar con las arrugas, las líneas de expresión y los poros dilatados… ¡Por fin se hizo el milagro! 

¿En qué consiste?

Es bastante sencilla, básicamente se trata de aplicar una capa gruesa de polvos una vez hayamos aplicado la base y el corrector dejándola actuar unos 10 a 30 minutos, en las zonas que queremos eliminar y sellar: ojeras, frente, nariz y barbilla.

Una vez pasado ese tiempo, el calor natural de la piel y la grasa (pieles mixtas y grasas) va absorbiendo la cantidad de producto que necesita fundiéndose con la base y rellenando las arrugas y las líneas de expresión.

Una vez pasado ese tiempo prudencial debemos eliminar el polvo sobrante, el que nuestra piel no haya absorbido, y ¡listo!

¿Cómo realizarlo?

Sería bueno explicarlo en palabras, pero nada mejor que las youtuber que lo han puesto de moda para que entiendas esta técnica a la perfección. ¡Aquí te dejo el vídeo!
 

 

 

Pros y contras de esta técnica
 
- Si tienes arrugas está claro que al principio el efecto que deja en la piel es perfecto, pero conforme pasen las horas por la cantidad de producto que hemos puesto en la zona es muy probable que se nos acartone la zona y se marquen más de lo que lo harían con tu rutina habitual.

- Si no se aplica con cuidado puede acartonar el rostro. Al aplicar tanta cantidad de polvos aún que los eliminemos con una brocha el acabado puede ser algo llamativo y artificial.

- Deja la piel perfectamente sellada y mate, con lo que es una buena técnica para las personas que tengas una piel grasa y les encante poder controlar los brillos todo el día.

- Es una técnica perfecta para las sesiones de fotos, porque deja la piel aterciopelada.

Un tutorial más por si te quedó alguna duda

 

 

 


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios